Doble triunfo marplatense: ganaron Bértola y Ávila

En la velada que se desarrolló esta noche en la Sociedad Rural de Brandsen los marplatense Mariano Bértola y Leonel Ávila lograron sendas victorias por puntos en fallos unánimes para que sus carreras profesionales queden 2-0.

Mariano Bértola ante Franco Ibarra. (Foto: Boxeo de Primera)

Otra noche completa para el boxeo de Mar del Plata. Los boxeadores Mariano Bértola y Leonel Ávila lograron esta noche en la Sociedad Rural de Brandsen dos triunfos por fallo unánime que les permiten a ambos, estirar su récord a 2-0.

El primero en presentarse fue «El Bonito» Bértola enfrentandose con el debutante Franco Ibarra. Durante el primer round, el movimiento de cintura y la puntería en los envíos fueron para el marplatense que aprovechó en distancia para buscar muchos golpes al cuerpo de su oponente. Podía llegar primero a los ataques y eso condicionaba a Ibarra en sus objetivos.

Su trabajo constante entre la movilidad y los reflejos para esquivar los envíos, le abrían caminos ofensivos más rápidos. Su ritmo le permitía esperar el momento perfecto. En el tercer asalto, Ibarra pasó de largo con un voleado y Bértola lo pudo tocar en el camino para enviarlo a la lona. El árbitro le dio la cuenta de protección y cuando volvió al combate, «El Bonito» ya sabía que parte de su pelea ya estaba hecha.

Lo sostuvo, trabajó con su dinámica habitual y se quedó con una contundente victoria en las tarjetas por 40-35, 39-36 y 40-35 para su segundo triunfo que lo sostiene como invicto en su incipiente carrera.

Leonel Ávila impactando a Rojas. (Foto: Boxeo de Primera)

Luego fue el turno de Leonel Leiva que tenía un interesante desafío enfrentando a un rival zurdo, lo cuál siempre presupone algún problema para un derecho. Después de un primer round donde no pasó literalmente nada, en el segundo el marplatense empezó a acelerar porque el rival era lento y no se trasladaba para esquivar golpes ni tenía demasiado movimiento de cintura.

Era un blanco fácil pero lo tenía que aprovechar «Fachín». El tercero fue el más movido de los rounds, porque Ávila atacaba y era lo que estaba esperando Rojas para sus contragolpes en la corta distancia que parecía ser su pelea. En el último asalto salieron a arriesgar ambos entrando en una zona de peligro.

El trabajo ya estaba hecho y las tarjetas también fueron contundentes en favor del púgil del Gimnasio de Fernando «Maravilla» Sosa: dos jueces lo vieron ganaron 40-36 y el restante por 39 a 37.