Juan Curuchet: «Cuando gané el oro olímpico, nunca creí ver esta infraestructura en mi país»

El campeón olímpico marplatense se mostró orgulloso de haber sido el primer relevo de la antorcha de los Juegos Olímpicos de la Juventud y comentó sus sensaciones en Marca Deportiva Radio (FM 99.9): «los chicos tienen que absorber estas experiencias que nosotros antes no teníamos», recomendó.

Juan Curuchet llevando la antorcha olímpica.

Ser campeón olímpico es un privilegio que te acompaña toda la vida. Eso le sucede a unos pocos elegidos en nuestro país y uno de ellos es Juan Curuchet. El marplatense fue el primer relevo de la antorcha olímpica que ayer fue encendida en Buenos Aires para los Juegos Olímpicos de la Juventud.

En diálogo con Marca Deportiva Radio (FM 99.9) señaló que «es un orgullo como ex deportista olímpico. He basado mis sueños en el olimpismo, que llegue la llama olímpica a Buenos Aires y prender la antorcha es una enorme satisfacción. Es como una caricia al alma». 

Por el mal clima, el encendido se debió hacer en el Complejo Acuático, una de las estructuras más importantes de estos YOG 2018: «cuando estábamos en la pileta olímpica veíamos la infraestructura y uno solamente la soñaba en los Juegos Olímpicos, la pileta es la mejor del continente, se hace de 25 o 50 metros en pocos segundos. Es una tecnología de avanzada. La Villa y el Parque Olímpico dan orgullo. Cuando gané la medalla nunca creí que vería esto en mi país», refirió Curuchet. Además, agregó que «cuando la política y el deporte, trabajan en conjunto y sin egoísmos, pueden generar estas cosas». 

En el camino que comenzará a recorrer la antorcha olímpica, uno de los primeros puntos que visitará será nuestra ciudad: «me comunicaron que el 6 de agosto estará la antorcha en Mar del Plata y será un hecho importante. Estas cosas tenemos que disfrutarlas porque no suceden a menudo», anticipó.

Si bien con para la juventud, el Juego Olímpico es uno sólo y ser campeón es algo que acompaña al deportista el resto de su vida: «un francés que estaba en la organización cuando gané la medalla en Beijing me dijo algo importante. Vas a ser ex campeón mundial pero campeón olímpico serás toda tu vida. Esto se disfruta toda una vida y siempre sos convocado. Argentina sólo tiene 20 medallas de oro olímpicas y sólo 7 son de esta era moderna», remarcó sobre lo exclusivo que puede ser ese grupo de ganadores.

Ahora los juveniles tienen una opción única de vivir este tipo de certamenes en su propia casa: «los chicos tienen que absorber estas experiencias. En los períodos olímpicos es importante absorber todo lo que va pasando. Es el tercer juego olímpico de la juventud y tienen una posibilidad que nosotros antes no teníamos», comparó Juan Curuchet.

Sin embargo también son otros tiempos los que corren y los chicos están en otras cosas en su vida cotidiana. «Hay que enseñarles que debe existir un equilibrio con la tecnología y que hay períodos de entrenamiento y descanso que se debe aprovechar. Los que están al frente de los equipos tienen que enseñar estas cosas y tiene que partir desde las casas donde debe existir también un equilibrio», recomendó desde su experiencia.