Coppens se suma al «Dragón»

Kimberley sumó a Emiliano Coppens que estará a préstamo proveniente de Sportivo San Cayetano. Además, se rompió los ligamentos cruzados de la rodilla izquierda Santiago Palavecino.

KODAK Digital Still Camera

Emiliano Coppens ya entrena junto a sus compañeros.

El Dragón confirmó a Emiliano Coppens como refuerzo para este 2016 gracias a sus buenos desempeños durante los amistosos disputados ante Camioneros y Aldosivi. El zaguero llega proveniente de Sportivo San Cayetano a préstamo y ya entrena a la par del grupo. La mala noticia fue la confirmación de la lesión de Santiago Palavecino que sufrió la rotura de los ligamentos cruzados de su rodilla derecha durante el partido ante el Tiburón del pasado sábado por lo que deberá ser operado y estará fuera de actividad entre cuatro y cinco meses.

Mientras continúa la preparación de cara al inicio de la competencia el próximo 21 de enero, Mariano Mignini sigue con las evaluaciones individuales y la conformación definitiva del plantel. Por eso en la mañana de hoy se lo pudo ver a Emiliano Coppens ya practicando a la par del resto de los jugadores. El defensor, que llega proveniente de Sportivo San Cayetano, equipo subcampeón de la Liga Necochense de Fútbol, tuvo muy buen rendimiento en los amistosos que ha disputado Kimberley hasta el momento y por eso convenció al cuerpo técnico.

A su vez, en el entrenamiento de hoy se volvió a ver la misma temática que los demás días. El mismo contó con una entrada en calo, fútbol en espacios reducidos y con mucha dinámica para luego pasar a ejercicios divididos en cinco estaciones mientras los arqueros realizaban trabajos de la posición en uno de los arcos.

En la Estación 1 los jugadores cargaron con una «mochila» donde hicieron velocidad y luego de subidas y bajadas en una tabla definición de izquierda y derecha.

En la 2, el ejercicio tuvo como eje principal sentadillas con una barra con pesas, aceleración y definición con ambas piernas ante un «mini» arco.
La Estación 3 también estuvo presente la barra con pesas pero luego de las flexiones de pierna los jugadores se sometieron a choques contra una pelota de goma y luego «piques» hasta una última columna.

En la penúltima parada, los jugadores, que partían de a dos, se pusieron trineos con pesas atados a la cintura los cuales arrastraron en velocidad en un largo de 25 metros.

Finalmente, en la quinta, y también en pareja, los jugadores se ataron a elásticos colocados contra el alambrado y focalizaron las tareas a saltos y cabezazos para luego soltarse y acelerar hasta una tortuga.