Emotivo título para Kimberley

El «Dragón» superó por penales a River en una final emotiva del Torneo Clausura Local. Empataron 1 a 1 en el tiempo reglamentario con goles de Rondanina y De Martis. Hubo tres penales sancionados y Kimberley terminó el partido con dos jugadores menos. En la definición apareció el arquero Zappacosta para convertirse en figura.

Kimberley celebra con la Copa en el medio, la obtención del Clausura.

Kimberley celebra con la Copa en el medio, la obtención del Clausura.

Kimbeley festejó en los penales una sufrida y emotiva final del torneo Clausura de Primera División ante River Plate. Fue 7-6 en definitiva tras igualar en los 90 en un gol, aunque vale aclarar que el «dragón» terminó el partido con 9 jugadores y el árbitro, Gabriel Pampín, sancionó tres penales en el período reglamentario de los cuales dos fueron conquistas (uno de cada equipo, obviamente) y el otro lo contuvo el golero Zappacosta de Kimberley.

De este modo, el equipo de Mariano Mignini se quedó con la Copa «Carlos Charly Soria», entregada por la esposa del directivo y sus hijos, presentes en el acto junto a autoridades de la LMF (foto principal) , y ganó el derecho a jugar la final anual ante el ganador del Apertura, Banfield.

Fueron intensos 90 minutos. Quizás no bien jugados pero propios de una definición con equipos de muchos jóvenes. River se paró mejor en el primer tiempo aunque no tuvo la inteligencia en los tramos finales para justificar esa pequeña deferencia que hacía con la pelota en el arco rival. Encima, luego que tuvo un hombre de más por la expulsión a los 31 minutos de Cebada por doble amarilla. Y en el tramo final del período, Pampín sancionó penal que transformó en gol Rondanina con un remate fuerte y al medio del arco.

El plantel de Kimberley dando la vuelta olímpica.

El plantel de Kimberley dando la vuelta olímpica.

Con bronca se fueron al vestuarios de los Eugenio Ramajo y ese nerviosismo se trasladó en sus jugadores en los primeros minutos hasta que Alves volvió a hacerse dueño de la pelota en el medio y River comenzó a llegar. A los pocos minutos, una falta en el área de Kimberley es cobrada penal. En el remate apareció el golero Zappacosta quien voló al palo derecho tras el remate, algo displicente de Castagnino, el jugador más experimentado del «tripero». Pero el equipo de Eugenio Ramajo tuvo una chance cuando Kimberley se quedó con nueve por la expulsión de Matías Barreiro.

Así, River no desaprovechó el hecho de tener dos hombres de más y no falló De Martis cuando tuvo un nuevo penal en una jugada discutida. Tras 20 minutos donde River jugó con 11 y Kimberley con 9, el partido transitó por carriles de imprecisión y con pocas llegadas. Así terminaron 1 a 1 y se fueron a los penales.

En la definición, fue determinante el golero Zappacosta quien contuvo dos remates, además de hacer el suyo. En la serie de 1 y 1 tras el 4-4 parcial, lo tuvo River pero luego Kimberley con la zurda de Goiburu no fallo tras el penal atajado por Zappacosta a Allamanda y fue algarabía verdiblanca.

Merece un gran aplauso River, por la campaña que hizo en el torneo Clausura. Su joven DT, Eugenio Ramajo, promocionó a varios chicos y les dio vuelo futbolístico. Hicieron un gran papel, y aunque hoy los encuentre con mucha bronca por el resultado que no esperaban cosechar, saben ya que les augura un gran futuro a muchos de ellos.

Kimberley, en tanto, sabe que debe disfrutar rápido porque ya mañana debe pensar en la final anual del próximo sábado ante Banfield. Perdió dos jugadores importantes por expulsión pero sabe que tiene armas concretas para levantar la copa anual.