Círculo sigue creciendo pero perdió ante Cipolletti

El equipo de Lucas Baldino cayó 2-0 ante el conjunto rionegrino por la fecha 21 del Torneo Federal «A». Los goles fueron uno en cada tiempo, anotados por Magnago y Calderón. El «papero» tuvo sus oportunidades pero no pudo convertir.

Círculo Deportivo no pudo con Cipolletti en Río Negro (Foto: RioNegro.com.ar)

Después de un largo viaje, Círculo Deportivo se volvió con las manos vacías de Río Negro donde perdió 2-0 con Cipolletti, uno de los equipos animadores de la Zona «A» en el Torneo Federal «A».

El equipo «papero» comenzó bien el partido con buena circulación de balón y tratando de atacar por las bandas. Si bien se intercambiaban la posesión, merodeaba el área constantemente llevandole preocupaciones al arco visitante. Cipolletti atacaba con muchos jugadores cuando tenían la pelota, que no era demasiado tiempo. Tuvo solamente un centro al primer palo que contuvo Chiappero.

Cuando estaba en su mejor momento del partido, Círculo sufrió el primer cachetazo. Zárate habilitó a Mellado de taco en la puerta del área y el mediocampista central vio por un costado el ingreso sólo de Magnago que quedó libre de marcas y cuando salió Chiappero definió por bajo para el 1-0.

https://twitter.com/ClubCipolletti/status/1434531418839859205

Después del gol, ya le empezó a costar el partido a los de Baldino porque la pelota ahora la tenía el dueño de casa mucho más tiempo y tenía muy activos a sus jugadores en ataque. Zárate, un centro delantero que bajaba constantemente a pivotear, tuvo un remate claro desde la puerta del área que se fue apenas desviado.

Los de Raggio seguían acumulando situaciones. Una pared entre Zárate y Amieva por el centro del campo terminó con el remate de éste último pero ya sin fuerzas y al medio del arco. Le costaba ser profundo a Círculo y buscaba volver a tener profundidad, sobre todo sumando toques, aunque no le era sencillo. Tuvo un remate de mediavuelta de Reali que fue demasiado débil y un centro lejano que terminó cayendo muy cerca del arco de Crespo. La más clara la tuvo Enzo Astiz de contragolpe definiendo cruzado pero se encontró otra vez con la buena respuesta de Crespo para evitar lo que podía ser el empate.

De a poco, se fue acercando el conjunto otamendino y con otro centro que parecía demasiado largo, terminó exigiendo a Crespo para que la saque al córner. Después de un momento de desorientación, sobre el final pudo volver a tener la pelota y atacar, algo que daba ánimos para el complemento.

Ya en la segunda parte, Círculo Deportivo trató de hacer el gasto para llegar al empate. Tuvo sus oportunidades presionando por las bandas pero no pudo inquietar a Crespo como en el final de la primera parte. Cipolletti tenía espacios de contra golpe y jugadores peligrosos en ofensiva por lo que se hacía un atractivo desarrollo.

Los minutos pasaron sin que pudiera llevar demasiado peligro al arco rival y cuando tuvo una, el local no la desperdició. Todo el esfuerzo de los de Baldino se diluyó a los 28 del complemento cuando una buena jugada colectiva de «Cipo» terminó con un pase profundo hacia el área donde el balón le quedó a Calderón. El primer tiro rebotó en la defensa pero en el segundo, fusiló a los jugadores que trataban de cerrar desesperadamente. No pudieron evitar que el balón se meta en el primer palo para un 2-0 que parecía sentenciar el mediodía rionegrino.

https://twitter.com/ClubCipolletti/status/1434550212845051912

Círculo siguió adelante en su búsqueda moviendo la pelota y tratando de hacer un trabajo prolijo para acercarse al área. Las intenciones las tenía pero no lastimaba en el tramo final de la cancha. Sebastián Batista tuvo la más clara con un remate franco desde el borde del área que exigió a Crespo, pero el arquero la contuvo. También padeció un par de contragolpes con Taborda queriendo meterla de emboquillada ante Chiappero y un tiro que se fue apenas desviado del segundo palo luego de una buena jugada individual que generó Gambarte.

Cipolletti se quedó con los tres puntos en su casa y los otamendinos debieron conformarse con haber desarrollado una idea de juego, pero sin concretar en el arco rival.