Estar o entender, a la moda de salir jugando

Dentro de su columna «Ayudante de Campo», Juanfer Blaires nos propone pensar sobre moda de salir jugando desde el fondo en cada jugada con todos los riesgos que esto implica.

Nahuel Guzmán, el arquero que utilizó el "Tata" Martino para salir siempre jugando.

Nahuel Guzmán, el arquero que utilizó el «Tata» Martino para salir siempre jugando.

Juanfer

 

Por Juanfer Blaires
@JuanferBlaires

 

En esta última etapa ha llegado al fútbol argentino la corriente de ¨salir jugando¨. Claramente la intención del equipo de asumir riesgos queda representada con esa forma.

Laterales bien abiertos, defensores con intención de ser el primer pase es la premisa de esta forma, que busca tener posesión del balón, y manejar los tiempos del partido. Ahora bien, algo falla en la interpretación del mensaje, porque el movimiento de las líneas debe ser coordinada y compacta. Además hay que acompañar con mucho movimiento de los integrantes del equipo, más allá del esquema táctico utilizado.

¿Salir jugando desde el fondo a que costo Y con que intención?

En el último tiempo el Huracán de Cappa es de los recuerdos más frescos, pero el que terminó de potenciar y enaltecer el salir jugando fue el Newells del Tata Martino. Su equipo demostró en poco tiempo el poder de tener la pelota, de ensanchar el campo y de dominar los espacios propios y del rival.

El plantel y la institución permitieron llevar a la práctica la intención, y de ahí aparecieron nuevos equipos como Godoy Cruz, el propio Lanús, más aquí el Independiente de Almirón, o el River de Gallardo.

Pese a la gran cantidad de equipos con esas ganas que hay hoy, resulta llamativo ver la falta de claridad para redondear el concepto;de cómo entrenar la salida y con que objetivos se realizan los movimientos, es decir para qué lo hacen las diferentes escuadras.

Muchos equipos se florean representando el salir jugando pero cuando el rival ejerce una mínima presión, el equipo se queda sin libreto para la respuesta. Aquél defensor convertido en primer pase, debe contar con la interacción de sus compañeros: un volante central que se muestre, la banda bien abierta y la banda más alejada(que no recibe) acercándose al juego para responder ante cualquier falla, y así un nuevo encadenamiento de movimientos con y sin pelota que derive en nuevos receptores para poder generar la circulación de pelota. Los delanteros, alejados de la línea defensiva, también realizan movimientos para generar espacios, y que un compañero ocupe su posición y viceversa.

De todo esto, muchos entrenadores se olvidan. Mientras la defensa no reciba presión rival, la tarea va a ser cumplida a rajatabla y con una exhibición vistosa, pero a la hora de una presión mínima del rival, las preguntas sofocan al equipo generando la pelota larga o ¨rifada¨ como se suele decir en el fútbol argentino.

Es ahí donde se tiene que analizar la situación y preguntarse como entrenador si su equipo tiene en claro lo que quiere, y posee las herramientas necesarias para poder llevar a cabo los movimientos y así realizar una buena tarea.

En Mar del Plata, existen algunos entrenadores que sostienen la bandera del ¨salir jugando¨ Martín Quintas es uno de ellos, que en cada equipo que estuvo mantuvo la intención, incluyendo hoy a su Cítculo Deportivo en el Federal C. Darío Franco en su paso por Aldosivi, Berti también en el tiburón. Otro que vuelve al ruedo con esa intención es Daniel Abelén, que intentará con su Boca defender esa bandera, la cual ya defendió con Kimberley. Alcides Goñi y su Cadetes o Juventud Unida de Batán, Zwicker y su Unión y Cadetes o el propio Noto ahora en el Nacional B entre otros entrenadores.

Ellos tendrán la respuesta de los riesgos que corrieron, lo difícil que resulta y el entrenamiento que necesitan para poder alcanzar el óptimo rendimiento de esta gran forma de juego, y a su vez también si sienten que la tarea se ha realizado correctamente. Que sus jugadores comprendieron su mensaje y que tan claro ven a los equipos que en el fútbol argentino intentan salir jugando.