Pablo Farías: «Me parece extraño que un club tire sus copas y trofeos»

Así lo indicó en Marca Deportiva Radio (FM 99.9) como vecino del Club Cadetes de San Martín, el ex diputado provincial que pudo recoger algunos para llevarse a su casa desde un contenedor ubicado en la puerta de la sede social: «es una lástima porque para muchos chicos ganar esas copas de hojalata era como ganar la Copa del Mundo».

El contenedor delante de la sede de Cadetes.

Por Rodrigo Divito (@rodrigodivito)

La noticia todavía causa cierto estupor. El Club Cadetes de San Martín decidió tirar parte de sus copas y trofeos obtenidos en un contenedor que estaba depositado en la puerta de la sede social. Si bien la institución no brindó una explicación, es un hecho particular que carece de lógica.

Varios vecinos se acercaron el fin de semana a rescatar algunas de las copas que eran descartadas, entre ellos Pablo Farías que brindó su testimonio a través de Marca Deportiva Radio (FM 99.9): «estaba en el almacén de la vuelta de mi casa cuando apareció un muchacho que ayuda a los vecinos siempre con dos trofeos grandes. Lo cargamos un poco por la situación pero cuando llegué a la puerta de mi casa estaba mi suegro que tenía 8 o 10 trofeos en la escalera de casa y me dice que habían tirado copas en la puerta del club», relató.

Más allá de cualquier explicación (rotura, falta de espacio o lo que fuera) suena realmente ilógico que un club forjado a través del sacrificio de muchas personas, tire a la basura su propia historia: «me parecía extraña la situación de que un club esté tirando sus trofeos y copas. Rotos como para descartarlos no estaban, una entidad de barrio que tiene tantos logros, haberlos tirado no me parecía que estaba bien», comentó el ex diputado provincial.

El valor sentimental de cada una de esas copas es enorme sobre todo si hablamos de fútbol infantil y categorías formativas: «son copas de hojalata las que entregan los clubes pero para un pibito de las inferiores eso debe ser como la Copa del Mundo. Acompañar a un hijo a la cancha es un esfuerzo muy grande y básicamente se trataba de ese esfuerzo realizado por mucha gente».

Parte de los trofeos que tiró Cadetes.

Algunos otros trofeos más consistentes y sólidos también fueron sacados del contenedor y desaparecerán para siempre: «muchos recuperadores tomaron los trofeos y como eran de bronce los van a vender por kilo, lo cuál es una lástima»; agregó luego Farías.