Una buena y una mala

Aldosivi tuvo un nuevo entrenamiento en su predio donde mejoró notablemente la lesión de Lugüercio y, a pesar de que no hará práctica hasta el viernes, se le desinflamó la bursitis en la rodilla izquierda. Está descartado Raúl Poclaba que podía entrar por Lamberti.

Pablo Lugüercio podría estar el martes. (Foto: Sergio Biale)

Pablo Lugüercio podría estar el martes. (Foto: Sergio Biale)

El entrenamiento de esta tarde en el predio de Aldosivi arrojó una buena y una mala noticia para «Teté» Quiroz de cara al partido que deberá afrontar el próximo martes 23 a las 21.15 ante Estudiantes de La Plata, con el arbitraje de Néstor Pitana.

La buena tiene que ver con Pablo Lugüercio que hasta ayer parecía muy difícil que pudiera estar. Sin embargo, el panorama cambió porque al «Payaso» le hicieron una punción en su rodilla izquierda donde una bursitis lo tiene a mal traer.

Lo que está complicandolo son bolsas que están ubicadas cerca de los tendones y que generalmente pueden llegar a medir 1 milímetro, pero en el caso de Lugüercio la inflamación los ha llevado a tener 3 milímetros y por eso siente mucho dolor. La punción logró que le pudieran sacar líquido de ese lugar y eso disminuyó notablemente la molestia en el mediocampista ofensivo del equipo marplatense.

Sin embargo, a pesar de que el propio jugador quería volver a entrenar en el día de hoy, el cuerpo técnico decidió que hasta el viernes no estará en la cancha compartiendo la práctica con sus compañeros. Si bien no se sabe como llegará al martes crecieron las posibilidades de que aparezca en el once inicial ante el «Pincha».

El que no estará disponible es Raúl Poclaba que tiene un esguince de rodilla y no se recuperará a tiempo para este encuentro. Aquí la situación es distinta porque podría ser uno de los pocos reemplazantes naturales para Hernán Lamberti que fue expulsado sobre el final del partido ante Argentinos Juniors.

En consecuencia, Quiroz tendrá que rearmar el mediocampo aunque todavía no hay posibilidades claras para ocupar el lugar del número 5 del equipo y tendrá que probar alternativas en la práctica de fútbol.