Kimberley no se cansa de ganar

El «Dragón» alcanzó su decimoséptima estrella en el ámbito local tras derrotar 1 a 0 a Nación en la final de vuelta y sellar el 2 a 1 a su favor en la llave. Más allá de la alegría por el objetivo alcanzado, el mensaje apuntó más alto: la meta es el ascenso y la profesionalización.

Kimberley celebrando el título en el Minella. (Foto: Jazmín Belga)

Cinco de las últimas seis finales. El más ganador de la historia. Más de 20 jugadores de inferiores en equipos de AFA. Lucas Martínez Quarta. Matías Soulé. Francisco Bonfiglio. Sueltos, parecieran ser simples números y nombres pero todos juntos denotan el proceso interno que vive Kimberley en la última década.

Ayer, el Estadio «José María Minella» volvió a recibir una final de fútbol local con Kimberley como protagonista. «Es un sueño cumplido», dijo Luciano Mignini en sus redes sociales, frase que fue acompañada de una imagen de la hinchada vestida de humo verde y banderas antes de conocer el desenlace. Y ahí estuvo la clave de todo. Pensar en el crecimiento institucional por sobre un resultado que podía ser para cualquiera por como había sido la ida.

Esa mentalidad es la que ha llevado al club de la Avenida Independencia a este presente. Desde el ascenso en 2013 ante FC Tres Algarrobos hasta la estrella sumada en la tarde de sábado, han mantenido una única forma de trabajo y compromiso que excede al director técnico que esté a cargo del equipo. Sin ir más lejos, en este tiempo han pasado Damián García, Mariano Mignini, Diego Montina, Pablo Galitiello y Gustavo Noto. Y todos llegaron a jugar al menos el último partido del calendario doméstico.

Desde el 2021, con el nombramiento de Juan Manuel Vuoso como manager, la línea de trabajo y conducta quedó aún más arraigada. «Siempre con armas nobles. Un club que tiene un proyecto deportivo serio que va más allá del resultado de hoy y de la serie de playoff que venga (en el Torneo Regional). Hay una línea de trabajo que baja el manager (Vuoso) y es el gran responsable de esto. Tanto él como nosotros queremos que este club se establezca en el fútbol profesional», anunció Gustavo Noto luego del triunfo ante Nación en un partido que terminó siendo muy cerrado pese a las incidencias que tuvo.

Remarcar el trabajo y el compromiso del plantel tampoco es un detalle menor. En los últimos 35 días, el «Dragón» disputó once partidos entre los dos certámenes y el balance termina siendo más que positivo. Invicto en el Regional con cinco triunfos y un empate, y en el certamen local con la historia que ya se conoce.

Pero el camino continúa en este 2022 para el «Dragón». Después de los clásicos festejos dentro de la pileta de la sede social y la cena de los campeones, el plantel volverá a entrenarse el lunes apuntando a la frutilla del postre: el ascenso.

La infraestructura, el factor humano, la preparación deportiva y el apoyo institucional están firmes para seguir soñando con catapultar el nombre de Kimberley nuevamente al plano nacional y reavivar la mísitica que se encendió en la década del 70 y aún sigue vigente en el inconsciente colectivo de los que verdaderamente aman este deporte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *