Facundo Alvanezzi: «La tecnificación bien aplicada, optimiza los recursos»

El entrenador-formador habló en Marca Deportiva Radio (FM 99.9) sobre la inclusión de la técnica para deportistas en edades formativas y las herramientas que genera a futuro. Además incorporó el concepto de la autogestión del futbolista.

Por Rodrigo Divito (@rodrigodivito)

Muchas veces en el fútbol formativo, la incorporación de la técnica individual y conjunta a determinadas edades es importante para generar futbolistas más completos a futuro. El formador Facundo Alvanezzi tiene experiencias europeas y se especializa en elaborar sistemas de formación que puedan ser utilizados en distintas instituciones.

A través de Marca Deportiva Radio (FM 99.9) explicó los alcances y la importancia de las tecnificaciones: «lo considero vital, desde que uno empieza a desandar cualquier deporte todo lo que tiene que ver con la técnica son pasos a futuro muy importantes». Son herramientas para los deportistas en cualquier disciplina, no sólo en el fútbol: «la tecnificación bien aplicada desde muy temprana edad tiende a optimizar los recursos de acuerdo a las características de cada persona. Normalmente estos primeros pasos o peldaños desde 4 años hasta los 15, son vitales donde la técnica individual y colectiva; cumplen un rol esencial».

Cuando esa formación en temprana edad no está, es difícil que llegue un futbolista con ciertos atributos básicos a la edad adulta: «trabajar la técnica me ha llevado a pulir muchos detalles minuciosos para que el futbolista controle y recepcione bien la pelota, la pase bien, que golpee con precisión y velocidad con el lado interno o externo del pie, que tenga movimientos armónicos y finos», ejemplificó.

Ahí es donde Alvanezzi que trabajó durante mucho tiempo en las categorías formativas del Basilea, incorporó un concepto para el futbolista: la autogestión. «Si el jugador tiene una muy buena técnica de base y capacidad intelectual, me gusta que el jugador se autogestione. Hay que tratar de ser autodidacta, el jugador que tiene una buena técnica e intelecto, no necesita de mayores indicaciones para saber como se tiene que mover y ejecutar. Para ello, necesita mucho del juego de potrero, continuamente con la pelota en todas las condiciones habidas y por haber», dijo.

En el debate del fútbol está presente siempre la lucha entre la sistematización y la creatividad que divide las aguas en las teorías. Para Alvanezzi ambas son necesarias: «en el potrero jugabas con gente más grande y más chica. Ibas aprendiendo a imagen y semejanza de lo que veíamos y nos pasaba. Cuando hay mucha sistematización se pierde la creatividad y cuando sólo hay creatividad se pierden las virtudes tácticas. Para mí lo único que sirve es competir con lo que implica el sentido de competencia».

Por último y sobre todo en categorías formativas, el hecho de ganar también pasa a ser relativo dentro de un proceso de aprendizaje porque la derrota también añade experiencias y enseñanzas importantes: «cuando hay mucho para enseñar, hay mucho para perder. Hay jugadores que en inferiores no han ganado nada y han tenido las mieles del éxito cuando crecen y llegan a primera», ejemplificó.

Muchos conceptos terminan siendo controversiales porque está demostrado en el fútbol que no hay una sola forma de ganar, como tampoco hay una sola manera de formar. Sin embargo, es un hecho que cuanto más herramientas se le brinda al jugador, más posibilidades de desarrollo tendrá a futuro.