Sebastián Troullet: «Todo depende de mí para seguir jugando»

La historia de Sebastián Troullet no pasó desapercibida en Asabal. El jugador de Maipú de sólo 16 años, a fines de 2017 sufrió un accidente casero en el cual tuvo importantes quemaduras en su cuerpo, pero con el apoyo de mucha gente salió adelante y volvió a jugar al Handball.

Sebastián Troullet luciendo la copa.

La carrera de Sebastián Troullet con el handball venía en forma ascendente. En 2015 había sido campeón sudamericano en Córdoba con la camiseta Argentina y con distintas convocatorias a Seleccionados de Asabal. «En ese momento me habían llamado para una Concentración en Chapadmalal donde asistí y después tenía que esperar que me llamen a la otra pero no estaba en la lista que habían dado», cuenta el propio Troullet.

Pero el 8 de noviembre su vida cambiaría radicalmente. «El accidente fue muy duro para mí, estaba con un amigo cocinando y nos olvidamos la olla con aceite cocinando y nos fuimos a la pieza, cuando nos quisimos acordar vimos humo y salí corriendo a ver qué pasaba. Cuando vi la olla prendida fuego pensé que se incendiaba la casa, pensé en sacar la olla para afuera y cuando la agarré me quemé las manos y ahí fue donde me volqué todo el aceite prendido fuego en el cuerpo», relata Sebastián.

La realidad marcó que rápidamente la familia del handball a nivel nacional y en especial en Asabal, se puso a disposición de Sebastián, que se quemó el 40% de su cuerpo y necesitaba una malla de colágeno para recuperar la movilidad de sus brazos.

Así fue que con un fuerte apoyo en las redes sociales, se realizaron rifas para costear los insumos que se necesitan y desde la Asociación se le adelantó el dinero a la familia. Fueron innumerables las muestras de afecto para Sebastián, desde todos los clubes de Atlántica.

Ante esta situación Sebastián comentó que «la gente de Asabal estuvo presente y le agradezco muchísimo por todo lo que hizo, igual que la de mi club siempre apoyándome y haciendo cadenas. Estoy muy agradecido por lo que son los equipos de esta liga y quien la compone. Esperaba que se preocuparan, porque aunque este sea un deporte de rivalidad, el handball siempre es unido y sea quien sea siempre va a ser así».

Si bien todos esperaban que Sebastián pudiera volver a las canchas, el proceso es lento pero en forma continua, con buenos resultados; «La recuperación es lenta pero todo depende de mí para seguir jugando, obviamente que voy a hacer todo para volver al nivel que estaba. Todo el tiempo pensé que quizá nunca más podría jugar al handball, me daba mucho miedo pensarlo porque es lo que amo hacer, pero gracias a mi rápida recuperación estoy logrando volver de a poco».

Troullet, oriundo de General Guido, contó que «las primeras prácticas en el club fueron diferentes porque primero pensaban que me podía lastimar, pero el roce y la actividad es lo que me ayuda a seguir».

El pasado 8 de abril, ante Punto Sur y con su Club, Maipú, pudo volver a jugar Sebastián, justo 5 meses del accidente; «Volver fue algo emocionante, viendo como la gente me aplaudía y mis compañeros me apoyaban. Este año espero poder recuperarme al máximo para poder estar en el mismo nivel que estaba antes».