Fin de una etapa

Este domingo Los Leones finalizaron la concentración llevada a cabo en la ciudad balnearia en la que realizaron 44 estímulos deportivos a lo largo de 11 jornadas. La palabra de Eduardo Pesci, preparador físico del seleccionado.

Juan Ignacio Gilardi en uno de los entrenamientos de los Leones en Mar del Plata.

Juan Ignacio Gilardi en uno de los entrenamientos de los Leones en Mar del Plata.

Con el objetivo de ampliar la base de la pirámide de jugadores, 36 fueron los convocados por Carlos Retegui -entre el seleccionado mayor y Sub 21- para afrontar una concentración en Mar del Plata que inició el 5 de febrero y concluyó el domingo 15. La misma comprendió un total de 44 estímulos entre hockey y físico, durante los 11 días que se extendió, con el idea de aprovechar la presencia en el país de los jugadores más experimentados para contagiar los valores a los más chicos, según había explicado el entrenador argentino en el inicio del ciclo 2015.

«El propósito es trabajar desde la base para este primer semestre que concluye con la Semifinal de la Liga Mundial y los Juegos Panamericanos, y para ello aprovechamos los beneficios de Mar del Plata como lo fue la arena, trabajos en cuestas, que se complementaron con gimnasio y natación, para así involucrar todos los aspectos físicos», indicó el responsable en el área física del Seleccionado ubicado en la sexta posición del ranking mundial.

Sucede que la Semifinal de la Liga Mundial que se llevará a cabo en nuestro país entre el 3 y el 14 de junio, otorgará tres plazas para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro de 2016. Este será sólo el beneficio para los tres equipos mejor posicionados al finalizar el certamen. Pero además, los Juegos Panamericanos a celebrarse en Toronto del 10 al 26 de julio, brindarán la oportunidad de conseguir un lugar en la cita olímpica del venidero año. «El objetivo es lograr para dichos torneos la mayor expresión en velocidad, asociada a lo técnico y táctico dentro de la cancha. De esta manera, la preparación física tiene que ser una herramienta para poder llevar adelante lo que el cuerpo técnico crea necesario».

La pregunta que surge tras un 2014 soñado es cómo hacer que el equipo se mantenga dentro del nivel que lo llevó a conseguir la histórica medalla de bronce en el Mundial de La Haya y a jugarle de igual a igual a las potencias. «Los jugadores tuvieron un elevado grado de compromiso e hicieron un trabajo magnífico. Pero hoy el hockey es un deporte de mucha exigencia, no hay tiempo para regalar nada y mantener eso requiere un elevado nivel de concentración, preparación física, técnica y táctica», explicó Pesci. Y aseguró: «Para ello tenemos que seguir trabajando duro y superar nuestros propios logros y metas. Necesitamos crecer y avanzar, y que tanto el cuerpo técnico como los jugadores den lo mejor. Este es un deporte que se hace cada vez se hace más rápido y va cambiando sus características con las modificaciones reglamentarias».

Con un balance más que positivo tras la concentración nacional en Mar del Plata, los jugadores retomarán este jueves las prácticas en el CeNARD y así continuarán con el proceso de puesta a punto para un año más que exigente, pero con grandes aspiraciones.

LOS QUE EMIGRAN AL VIEJO CONTINENTE:

Un total de cinco jugadores que fueron parte de la concentración en Mar del Plata partieron a Europa para competir con los clubes que representan en dicho continente. Ellos son Facundo Callioni (Royal Oree, Bélgica), Matías Rey (Polo RC, España), Lucas Rossi (Le Touquet AC, Francia), Manuel Brunet (Royal Daring, Bélgica), Joaquín Menini (Club de Campo, España). Además, se suman Gonzalo Peillat (HGC Den Haag, Holanda), Agustín Mazzilli (Leopold, Bélgica) y Lucas Vila (Club de Campo, España), que tras finalizar su participación en la India Hockey League se sumarán a sus respectivos equipos europeos.