Germán Orozco: «Mi salida fue una movida política»

El ex entrenador de Los Leones señaló en Marca Deportiva Radio (FM 99.9) que nunca hubo motivos deportivos para que lo echaran como DT y además, agregó que «nunca sentí el apoyo 100% de la dirigencia».

Germán Orozco, ex entrenador de Los Leones (Foto: Clarin)

Por Rodrigo Divito (@rodrigodivito)

Ya pasó casi un mes de aquél 21 de agosto donde la Confederación Argentina de Hockey (CAH) informó que echaba a Germán Orozco como entrenador de Los Leones, sin explicar demasiado las razones de porqué debía irse cuando para esa fecha ya habría dirigido al equipo en Tokio 2020.

El tiempo suele curar las heridas y por eso, decidió hablar ya un poco más tranquilo en Marca Deportiva Radio (FM 99.9): «la realidad es que los primeros días fueron de mucha tristeza, mucha angustia. Ahora estamos reinventandonos, siguiendo con nuevos proyectos», dijo sobre su presente.

Más allá de que oficialmente se indicó que se «había cumplido un ciclo», sabe que no tiene que ver con lo deportivo específicamente: «pensando y analizando tranquilamente, creo que es una movida política más que por desempeño. Se vienen las elecciones el año pasado y nunca sentí el apoyo 100% de la dirigencia. Encontraron un gris para deshacerse de un entrenador, cortar su trabajo y hacer alianza con nuevos posibles representantes en la Confederación», sintetizó.

Desde lo estrictamente deportivo indicó que su balance fue positivo: «estoy super conforme con el trabajo realizado, siempre se pueden cambiar algunas cosas con el diario del lunes. Mi trabajo fue siempre en progreso, el equipo fue cada vez mejor y la identidad de Los Leones se afianzaba cada vez más. Todo ese camino lo fuimos construyendo en base al trabajo».

Asumió en un 2018 que incluyó un Mundial donde los resultados no fueron los buscados, pero del cuál aprendió mucho: «era nuevo en el cargo con un equipo que conocía pero no del todo, cometí errores y a partir de ahí todo fue en alza. El 2019 fue muy bueno. A nivel dirigencial menosprecian el logro del Panamericano pero no siempre se ha ganado con la contundencia y determinación que se ganó en Lima».

Llevar adelante un proceso es difícil siempre para un entrenador porque depende específicamente de lo que su equipo hace en la cancha, pero no se da a veces el tiempo necesario: «el entrenador en Argentina no es juzgado por los procesos, sino sólo por los resultados. Si fuera por eso me tendrían que haber echado luego del mundial. Creí que se iba a pensar en el proyecto y que las cosas iban a cambiar. En la Pro League debutaron 11 jugadores y eso creo que lo consideraron como algo malo».

Todavía no tiene un reemplazante determinado y consideró que se necesita nombrar alguien: «lo que más me duele es que queremos mucho este deporte, seré siempre un fanático de Los Leones y Las Leonas. Ahora veo que no hay rumbo. En vez de ganar tiempo, lo estamos perdiendo».

Ahora, es momento de reinventarse y está tratando de hacerlo: «esta primera etapa me dediqué mucho a mi familia, estar presente con ellos que antes no lo podía hacer. Soy kinesiólogo y estoy poniendo en condiciones el consultorio, estoy ayudando en la coordinación de Banade que es el club de mi vida. No me alejaré del deporte ni del hockey», finalizó.