«Estoy contento de lo que he logrado con los caballeros»

El entrenador de la Selección Masculina de Hockey de Holanda, el argentino Maximiliano Caldas, habló en Marca Deportiva Radio (FM 99.9) sobre su paso por la ciudad, los desafíos en el año olímpico y particularmente con el equipo de caballeros. «me preocupan las obras en general para los Juegos Olímpicos», dijo después de su paso por Río de Janeiro.

El argentino Maximiliano Caldas habló en Marca Deportiva Radio (FM 99.9) (Foto: Carlos De Vita)

El argentino Maximiliano Caldas habló en Marca Deportiva Radio (FM 99.9) (Foto: Carlos De Vita)

Escuchá a Maximiliano Caldas en Marca Deportiva Radio (FM 99.9)

El Seleccionado Masculino de Hockey sobre Césped de Holanda, en el año olímpico, está iniciando su preparación para los Juegos de Río de Janeiro en Mar del Plata. Previamente fue a pasar unos días en la ciudad sede de la máxima cita deportiva para comenzar directamente la adaptación.

El argentino Maximiliano Caldas está dirigiendo ahora este plantel después de su exitoso paso por el combinado femenino del mismo país, donde está viviendo desde el año 2000. Su paso por la ciudad es significativo porque pudo movilizar algunos recuerdos de una ciudad que visitó en varias oportunidades.

En diálogo con Marca Deportiva Radio (FM 99.9), Caldas destacó que «todo se dimensiona mucho más en este año olímpico. Empezamos tranquilos con la preparación, estamos acá por un tema personal del grupo y estamos abocados a esta parte». Si bien no estarán en Tucumán para el Champions Trophy de junio, este paso por nuestro país les sigue sirviendo de adaptación: «recibimos la invitación pero la devolvió la Federación por un tema de calendario. Conocer Brasil ahora nos sirvió mucho, el día que abren la villa estaremos ahí y tendremos dos semanas de preparación».

A pesar de su intento de adaptación en búsqueda de la tranquilidad, tuvieron diversas actividades y se quedó preocupado con el avance de los trabajos en la ciudad olímpica: «me preocupan las obras en general para los Juegos Olímpicos. La situación económica no es la mejor, pero fuimos por una situación particular, que el jugador holandés entienda al brasilero. El día que llegamos fuimos en bicicleta por Copacabana, Ipanema y distintos lugares para que vean donde viven y hacen deportes. Fuimos a una favela, a trabajar con chicos en una escuela para que asimilen como es Brasil», destacó.

La idea es que los holandeses sepan que se van a encontrar cuando lleguen al Juego Olímpico, porque según destacó Caldas, hay cosas muy distintas: «no es Europa y será todo con un poco de sal, las 10 son 10.30 y las 11 son 11.30, la idea es que eso no nos preocupe más en aquél momento. La cancha está muy buena, pero el estadio no tiene nada hecho, parece que no van a llegar. Fueron 4 grandes días para nosotros, muy buenos», destacó.

Sus logros con el equipo femenino ilusionan con que pueda lograr algo similar en la rama masculina del hockey holandés. Sin embargo, la situación no es la misma y justamente por eso quizás, lo terminaron contratando: «la cultura al crecimiento individual y de equipo en las mujeres es mejor. Los varones de Holanda teniendo más canchas, más clubes, mas bochas y más jugadores en el mundo, desde el 2.000 no ganan ningún torneo importante», contrastó el entrenador.

A pesar de ello, se tomó el desafío de empezar a crecer y concientizar a sus dirigidos del crecimiento que deben llevar adelante para alcanzar los logros deportivos. «Estoy hace un año y medio y ganamos el año pasado el torneo europeo y es el único título en 8 años. Eso habla de la cultura que hay, teniendo más que nadie, no se utilizan los recursos suficientes de la manera adecuada para mejorar. Ganar o perder es consecuencia de otras cosas, pero para crecer hay que tener esa cultura del deporte que tienen las mujeres y que los varones ponían más excusas. En ese sentido estoy contento de lo que he trabajado, no es lo único para ganar un Juego Olímpico, pero eso se verá», señaló.

RECUERDOS

Mar del Plata le trae muchos recuerdos a Maximiliano Caldas y pudo revivir algunos en este nuevo paso por la ciudad dirigiendo a su equipo: «Caminar por Güemes o por Alem y tomarme un café sólo ahí, ver a la gente caminar, ir a la playa», destacó entre las actividades que pudo disfrutar. Está claro que la manera de manejarse aquí y en Holanda es distinto, por eso está contento con las pequeñas cosas: «fui al sur con mi vieja y mis hermanos a la playa en una carpa, cosas que en Europa no existe; estar en una carpa pidiendo comida con los pies en la arena, me alegran la vida», indicó.

Hoy con cuatro hijos, le resulta importante tener este tipo de experiencia al lado de ellos: «te hacés más viejo, tus hijos crecen y está bueno que puedan vivir esas cosas. Yo vivo en un lugar hermoso que también tiene sus cosas, pero todo te complementa», concluyó.