Matías De Andrade: «En este momento de mi vida me siento completamente hecho»

El nadador que se consagró subcampeón paralímpico habló desde Tokio con Marca Deportiva y relató lo que fueron esos minutos post competencia donde las emociones lo dominaron: «me lloré todo, fue un mar de lágrimas. Me explotó el alma».

Matías De Andrade con la medalla de plata.

Matías De Andrade cumplió literalmente su sueño y se subió al podio paralímpico en Tokio 2020. Esa medalla de plata en los 100 metros espalda S6, es invaluable y contiene todo el esfuerzo de su carrera deportiva, porque ese era el gran objetivo que perseguía.

Después de una jornada muy movilizante, habló con Marca Deportiva desde Tokio y señaló que «no salió nada como lo pensaba, fue todo muy loco. Cuando llegué se me detuvo el tiempo, vi la plata y fue loquísimo. Me explotó el alma, se detuvo el tiempo y no podía creer lo que había logrado».

Una vez que salió del agua, todo fue muy frenético y la emoción lo dominaba. «Cuando empecé a andar, porque era como un laberinto me empezaron a hacer una nota en inglés. Yo habló muy mal inglés asique imaginate lo que fue la nota que encima estaba emocionado», recordó.

Claro que el momento de descargar su alegría todavía no había llegado y pasó cuando se encontró con todo el equipo: «salí de ahí y me empezaron a aplaudir todos y me largué a llorar. Después cuando me encontré con mi equipo fue un mar de lágrimas también, me abrazaron todos. Llamé a mi familia, mi entrenador, mi kinesiólogo y todos los que estuvieron pegados a mí. Me lloré todo ahí, por eso no lloré nada en el podio».

Deportivamente alcanzó algo incomparable y sabe que fue un esfuerzo muy grande llegar hasta ahí; pero también era enorme la confianza en su trabajo porque esperaba que ese resultado apareciera: «fue muy duro, es muy duro estar en una final Paralímpica. Hice todo en la eliminatoria, me salió perfecto, hice todo para estar bien descansado y todo pero cuando te subís ahí es otra cosa. Sentís que todos están a tu nivel y podes ganarle a cualquiera y cualquiera te puede ganar a vos».

La obtención de su sueño cierra un capítulo de su vida con la felicidad a flor de piel a punto tal que no cree que exista nada mejor: «en este momento de mi vida me siento completamente hecho. No hay nada que me pueda hacer más feliz», concluyó.