Miguelena: «La motivación está llegando sola»

Después de terminar un ciclo olímpico sin llegar a Río 2016, Facundo Miguelena participó en una nueva concentración de la Selección Argentina pensando en nuevos objetivos, como Tokyo 2020. «El momento de duelo ya pasó, debemos pensar en lo que viene. La edad nos acompaña y las ganas también», puntualizó en Marca Deportiva Radio (FM 99.9).

Facundo Miguelena logró una medalla de bronce en el inicio del Nacional.

Facundo Miguelena se refirió a su futuro inmediato.

Por Rodrigo Divito
@rodrigodivito

El 2017 ya comenzó. A pesar de que estamos empezando a recorrer el mes de noviembre, hay deportistas que ya preparan lo que será un año post Juegos Olímpicos muy intenso. Durante la semana pasada estuvo formando parte de una Concentración de la Selección Argentina de Natación, el marplatense Facundo Miguelena.

El «Torpedo» se quedó con las ganas de estar en Río 2016, pero ya se está planteando nuevos y altos objetivos. «Fue una concentración especial porque sumaron a los juveniles para que empiecen a tener roce con los mayores y eso lo veo muy positivo para el futuro de la natación argentina», analizó el nadador de Once Unidos en Marca Deportiva Radio (FM 99.9). Luego abundó: «también fue especial por el hecho de que se cerró un ciclo olímpico». 

Llegar o no al objetivo, a veces depende de unas centésimas, algunos centrímetros, pero aunque no se alcancen esas metas, el desgaste es enorme desde lo físico y psicológico: «la idea es retomar los entrenamientos muy fuerte. Tuvimos un ciclo olímpico muy estresante buscando estar en Río. El próximo objetivo es el Mundial del 2017 y por eso estamos trabajando ya en estas concentraciones«, puntualizó.

El hecho de no figurar en la lista de deportistas que estaban incluidos en la delegación argentina de los Juegos Olímpicos, no es un tema sencillo de digerir, pero Miguelena se tomó su tiempo: «en un principio tenía mucha tristeza. Después tuve tiempo para hacer cosas que no podía hacer antes, para disfrutar de otros aspectos de la vida. Por ejemplo, ir un par de horas a la playa que antes no podía. Ahora la motivación va llegando sola. Esta concentración fue especial porque fui muy motivado«, comentó.

Empieza una nueva etapa y sabe que Tokyo 2020 figura como objetivo claro en sus aspiraciones a futuro: «el momento de duelo ya pasó, debemos pensar en lo que viene. La edad nos acompaña y las ganas también. Decidí cambiar de entrenador para arrancar con nuevas energías», adelantó.

Después de estos años con Federico Diez Andersen, ahora decidió volver con Alberto Santiago que lo entrenó en la etapa anterior aunque seguirá representando al Club Once Unidos: «coordinamos para entrenar a distancia y ambos viajamos de vez en cuando. Con él obtuve mis mejores resultados», recordó quizás anticipando que se pueden venir años importantes.

Torneos para prepararse no le faltarán. Primero tendrá un Mundial y luego el camino rumbo a los Juegos Olímpicos comenzando por los Odesur, luego los Panamericanos y la meta final, el sueño, Tokyo 2020.