Federico Diez Andersen: «El problema es la clasificación a Tokio»

El entrenador de la Selección Nacional de Natación en la preparación para el Sudamericano, habló sobre el proceso que se les interrumpió y destacó que aunque se hagan los Juegos Olímpicos, sería difícil clasificarse.

El entrenador de la Selección Nacional y Once Unidos, Federico Diez Andersen.

Por Rodrigo Divito (@rodrigodivito)

La preparación para cualquier deportista, aún en el aislamiento, se puede mantener, pero en el caso de los nadadores tienen una complicación extra: la falta de contacto con la pileta.

Cuando se estaban preparando para el Sudamericano en Buenos Aires, un grupo de nadadores de la ciudad debieron interrumpir la puesta a punto para el evento que podía darles la clasificación a Tokyo 2020. «Nos estábamos preparando muy bien tanto los deportistas como los entrenadores y los que formamos el staff de Once Unidos y la Selección Nacional; todos veíamos un ciclo de preparación de lo mejor que hemos hecho. Estábamos creando un buen nucleo para el sudamericano», dijo en diálogo con Marca Deportiva Radio (FM 99.9) el entrenador Federico Diez Andersen que estaba trabajando con toda la Selección Nacional.

Una etapa muy importante de la preparación ya había finalizado y los encontró en Mar del Plata el momento de la restricción de circulación: «cuando volvimos a la ciudad, faltando 12 días, se nos notificó de la suspensión junto con el cierre de los establecimientos. Se pierde casi la totalidad del trabajo por la falta de contacto con el agua, perdes la referencia y la sensación. No tenemos manera de sustituirlo sin piletas, entendemos que no podemos entrenar y asumimos lo que está pasando en todo el mundo».

De todas maneras, sin PreOlímpicos en el horizonte, sería difícil pensar en que es factible Tokio 2020: «si se soluciona pronto el problema del coronavirus, erradicandolo con una vacuna o algo, el Juego Olímpico se puede hacer. Están los procesos selectivos que son el inconveniente, hay torneos puntuales para hacer las marcas olímpicas por todo el mundo. Con la suspensión de las selectivas, es difícil pensar en clasificar».

Aún cuando se pusieran nuevas fechas, se necesitaría nuevamente un tiempo prudencial para llegar en buenas condiciones: «el proceso de entrenamiento para un futuro selectivo no será igual a la preparación que teníamos antes. Las potencias mundiales entrenan 4 años para un Juego Olímpico, hay toda una programación».

La conclusión más lógica sería que no haya Juegos Olímpicos: «se tienen que suspender para descomprimir este escenario. Deberíamos tener la cabeza puesta en esta pandemia que nos pone de rodillas».