Federico Diez Andersen: «Detrás del campeonato sudamericano está el proceso resiliente»

Así lo indicó el entrenador de Once Unidos, Federico Diez Andersen en Marca Deportiva Radio (FM 99.9) hablando sobre la importancia del título sudamericano obtenido por Argentina después de 55 años y también las críticas recibidas: «no se midió el proceso», remarcó.

El entrenador de la Selección Nacional y Once Unidos, Federico Diez Andersen.

Por Rodrigo Divito (@rodrigodivito)

Cada logro nacional, parece que tiene que recibir un cachetazo. Somos una sociedad que derriba constantemente sus propios méritos. No es generalizado, pero es molesto.

Argentina se consagró campeón sudamericano de natación después de 55 años y se publicó en Clarín un artículo «bajandole el precio» a la obtención de la corona. En Marca Deportiva Radio (FM 99.9) se expresó al respecto de semejante logro el entrenador de Once Unidos, Federico Diez Andersen, que además formó parte del staff técnico de la Selección Nacional: «es importante más allá del contexto, pero también por el contexto. Me refiero a la pandemia, hace un año estábamos hablando porque se suspendía el Sudamericano. Nos encontrábamos asustados por lo que pasaba en Italia con el coronavirus, el pedido de suspensión de los Juegos de Tokio…de ese hundimiento que atravesó el deporte, nos reencontramos con el proceso de entrenar, pensar y tener objetivos. Un año después podemos tener el torneo en Argentina y somos campeones que hace 55 años que no lograba. Es una buena noticia porque detrás de eso está el proceso resiliente».

Se cuestionó el equipo que trajo Brasil e incluso las marcas de algunas deportistas, como el caso de Delfina Pignatiello: «los resultados fueron acordes al nivel sudamericano. Para llegar ahí tenes que ganar provinciales, nacionales con ciertas marcas, ser reclutados para la Selección, superar evaluativos. Creo que no se midió el proceso en la crítica que hizo Clarín, nos esforzamos muchísimo y tuvimos un mejor resultado que los demás».

Los objetivos fueron alcanzados en distintas pruebas individuales y, por supuesto, el objetivo como equipo y por eso, están conformes: «parece que los chicos tuvieran que nadar para cumplir con las expectativas de los que están del otro lado. Cuando nadan a un nivel satisfactorio, tampoco se sienten satisfechos y es algo infinito. Nosotros estamos super contentos y nuestros allegados también, pero nadie se acerca a preguntar que se necesita para volver a ese nivel o analizarlo desde un trasfondo realista. La Marca «A» de los Juegos Olímpicos equivale a ser el 14 del mundo en el Juego anterior que es el standard».

En el caso puntual de Guido Buscaglia una de las pocas pruebas donde no le salieron las cosas fue en la suya, los 50 metros libres; pero es algo que también puede pasar: «fue a la carrera y no le salió, esto también es un juego de ajedrez de donde planteas donde haces la descarga. Hay cuestiones que son invisibles pero tienen que ver con la fisiología, los entrenamientos y los macro ciclos. Guido estaba para hacer 22.3 y ser campeón sudamericano y no le salió, pero si le salió ser el segundo nadador que más puntos aportó en el seleccionado. Es el capitán del equipo y se puso el equipo al hombro, cerró los relevos en sus mejores registros individuales de 100 libres y en sus 100 libres no le salió esa marca», planteó como contra partida.

Mar del Plata se consolidó como un lugar donde la natación aporta a la Selección Argentina con las actuaciones de Buscaglia, Ivo Cassini, Guillermina Ruggiero y Lucía Gauna y a futuro viene a consolidar el trabajo de muchos años: «este proceso de la nataci{on de Mar del Plata habla bien del mediano plazo de romper con lo inmediato y con el exitismo».