Se gestionó un subsidio para arreglar el Natatorio

El EMDER gestionó un subsidio para arreglar distintas áreas del Natatorio Municipal por un valor de 7 millones de pesos. El dinero será de la Secretaría de Deportes de la Nación.

El Natatorio «Alberto Zorrilla» de Mar del Plata.

Las autoridades del Ente Municipal de Deportes y Recreación gestionaron un subsidio en la Secretaría de Deportes de la Nación por 7 millones de pesos que será destinado a distintas obras en el escenario del Natatorio Municipal en el Parque de los Deportes.

En tal sentido, el titular del EMDER, el Prof. Carlos López Silva, aseguró “Estamos muy contentos. Vamos a poder realizar obras que desde que fue construido en el 95, para los Juegos Panamericanos, nunca se hicieron. Desde el recambio del policarbonato, hasta hacer vestuarios para niños y arreglos que son urgentes. Mensualmente tenemos un promedio de 9000 usuarios además de todos los chicos y grandes que vienen de todo el país a torneos, se van a ver beneficiados. Las obras ya se iniciaron y esperamos que en pocos meses estén terminadas”.

Por su parte, el jefe de departamento del Natatorio, Sr. Juan Pappalardo explicó detalladamente cuáles van a ser las obras que se van a hacer: “El trabajo más importante que se va a hacer, es el cambio del policarbonato; se van a reparar las canaletas; también se van a terminar dos baterías de duchas que quedaron a mitad de camino sin finalizar. Se van a hacer reparaciones menores como reparaciones de bisagras, cerraduras, reparación de motores en sala de máquinas, reparación del otro termotanque, el sellado de las juntas de la pileta, el cambio de la rejilla del borde finlandés, cambio de los equipos de calefacción y reparaciones. Son muchos ítems para enumerar pero, bueno, lo más importante sería el policarbonato porque va a ser lo más visible, seguramente”.

“El policarbonato está puesto en el año 95, o sea que ya lleva más de 20 años. La vida útil del policarbonato es de 7 a 10 años. O sea que ya llevamos más de 10 años que está vencido y no aguanta más. Aparte hay tornillería que hay que cambiar del policarbonato que se le ha comido el recubrimiento de galvanizado y se están pudriendo, y entonces por efecto del viento, los policarbonatos suelen desprenderse. Por eso también una de las medidas que se toma en el natatorio es cerrarlo cuando hay aviso de temporal o fuertes vientos”.

“Hay ciertos trabajos que los van a realizar personal del EMDER pero no todo. Por ahí los trabajos no se si más chicos pero los que estamos acostumbrados a hacer. Digamos las baterías de duchas que vamos a finalizar nosotros, vamos a pasar de 18 duchas que fueron originalmente a tener casi 48 duchas. Todo lo que sea impermeabilización de azotea, pintura, todo lo que sea la parte eléctrica, cambio de luminarias. Todo eso lo hacemos íntegramente nosotros”.

“Ya empezamos con la compra de materiales y pedidos de presupuestos ya hace tres semanas. Ya estamos recibiendo algunos materiales, no la totalidad y ni bien recibamos los materiales comenzamos a hacer las diferentes reparaciones, las que nos incumben a nosotros y las que están contratadas también. Digamos que ya comenzamos”.

“El plazo más grande de trabajo va a ser el cambio del policarbonato que yo calculo que la época adecuada es el comienzo del verano por el tema climático y para no cerrar el natatorio. Entonces se puede ir haciendo por sectores y cerrando el lugar al público por sectores. Y eso yo calculo que va a demorar tres meses”.