Brian Rosso: «Estoy a la deriva»

En medio de la injusta sanción que recibió el remero marplatense Brian Rosso indicó en Marca Deportiva Radio (FM 99.9) que a pesar de recurrir a la justicia, no tiene respuesta: «el tema es si llego con el tiempo para recuperarme«.

Brian Rosso piensa en abandonar la Selección Argentina.

Por Rodrigo Divito (@rodrigodivito)

Ya pasaron 4 meses desde que la Asociación de Remo Argentina (AARA) sancionó al marplatense Brian Rosso injustamente, dejandolo fuera de la Selección Argentina en plena carrera para clasificarse a los Juegos Olímpicos de Tokio.

Sin embargo, nada ha cambiado ni siquiera a través de los intentos que realizó el remero de nuestra ciudad acudiendo a la justicia: «las acciones legales las inicié hace 4 meses, era algo que no quería hacer pero la única herramienta que me queda», dijo en diálogo con Marca Deportiva Radio (FM 99.9) el propio Rosso. Hubo un pedido respondido y otros que todavía están en suspenso, pero el tiempo pasa y no puede prepararse para una eventual clasificación: «pedimos una medida cautelar que la jueza la rechazó, pidieron 3 más que están en proceso pero se ve que es todo muy largo y ahora me encuentro en un limbo».

Desde que fue sancionado, no pudo volver a entrenar y ni siquiera luego de que se exceptuara a los deportistas con chances olímpicas se lo habilitó cuando la sanción se cumple en septiembre y estaría en condiciones de volver a trabajar pensando en los preolímpicos que tiene por delante. «Estoy entrenando en el simulador, en mi casa, algo físico pero se está haciendo muy largo. Estoy a la deriva mal», puntualizó.

Además, tampoco pudo seguir cobrando su beca que era un paso importante para dedicarse íntegramente a su carrera como deportista: «la beca en realidad es un apoyo, no es mucho en dinero pero para el deportista es importante. Me dedico 100% al remo, sólo hago por temporada el trabajo de guardavidas. Ahora me encuentro que no tengo nada y más en esta época de invierno, me empezó a afectar mucho y tuve que dejar cosas de lado. Tuve que dejar de lado gastos de la vida deportiva, como comer sano que a veces es caro además de nutrirnos. Estoy empezando a perder mucha calidad de competencia».

En el mejor de los casos, cuando pueda volver a entrenar, los tiempos de su preparación se han modificado notablemente: «tuve 4 años preparandome para Tokio, desde que terminé los juegos en Río mi único objetivo era ese. Si bien pasaron cuatro meses, siento que estaba enfocado para eso, el tema es si llego con el tiempo para recuperarme. Para nosotros no falta un año, porque las clasificaciones serán en enero o febrero. En el alto rendimiento lleva mucho tiempo la puesta a punto».

Está absolutamente sin elementos, porque ni siquiera tiene el bote que necesita para entrenar: «tampoco tengo el bote con el que competí en Río, pasé de tener todo a no tener nada. Es medio ilógico que el ENARD y la Secretaría invirtió mucho en mí y siempre tratamos de retribuirlo con los resultados».

Su situación es complicada y Tokio 2020+1 para Brian Rosso hoy parece muy lejano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *