«Han madurado como jugadores y yo como entrenador»

El DT de Mar del Plata Club, Rafael Urrutia, habló sobre el presente de su equipo en el Torneo del Interior «A» teniendo en cuenta que deberá afrontar la instancia de Cuartos de Final.

Rafael Urrutia, entrenador de Mar del Plata Club. (Foto: El Retrato de Hoy)

Rafael Urrutia, entrenador de Mar del Plata Club. (Foto: El Retrato de Hoy)

Rafael Urrutia hizo más fuerza y gastó más energía en los abrazos de festejo que en los tackles de su época de jugador en Mar del Plata Club y el seleccionado de la Unión de Rugby. Es que la bronca contenida por la eliminación del 2014 a manos de Los Tordos, anduvo dando vueltas durante mucho tiempo. Finalmente, el desahogo llegó. «Desde el primer momento lo tuvimos presente. Estuvo dando vueltas todo un año en la cabeza. En la mía y en la de los chicos también. Por suerte se nos dio y tuvimos revancha», dijo la «Nona» en medio de las felicitaciones.

Aquella agónica derrota 10 a 9 ante los mendocinos el 5 de abril de 2014, que privó a sus dirigidos de avanzar en el Torneo del Interior A, quedó atrás. Y con un gran triunfo sobre Santiago Lawn Tennis. «El club nunca llegó hasta acá, pero no podemos ser tan mediocres de quedarnos con esto. Apuntamos a lo máximo», avisó uno de los integrantes del staff que comanda junto con Roberto Melón Gil.

– Se notaron esas ganas de revancha, en la actitud y en el juego.

– Evolucionamos como equipo. Sería raro comparar este equipo con el del año pasado. Creo que estamos jugando mejor. Los chicos han crecido y han madurado como jugadores y yo como entrenador. Este año estamos mejor. El año pasado no se nos dio por dos minutos, pero ahora, más allá del sufrimiento, lo ganamos bien.

– El inicio del segundo tiempo, cuando metieron dos tries y se alejaron 28 a 10, fue muy bueno.

– Sí. Pero por errores propios no supimos manejar la ventaja y durante 20 minutos jugamos dentro de nuestra mitad de cancha. No podíamos salir, y ellos son un muy buen equipo.

– ¿Qué fue lo que más te gustó?

– Lo que les dije en el vestuario fue que lo íbamos a ganar con entrega y con ir a tacklear adelante; con mucha presión defensiva. Eso lo pudimos mantener durante todo el tiempo. Los chicos hicieron un esfuerzo físico terrible y el resultado es el reflejo. Llegábamos de a dos a cada tackle y así terminó el partido: los jugadores todos acalambrados porque no daban más.

– ¿Y en ataque?

– Aprovechamos un par de errores que tuvieron ellos y también ligamos un poquito.