Ariel Caltabiano: «Aunque sea queremos fundirnos trabajando»

El representante de la Cámara de Gimnasios de Mar del Plata habló en Marca Deportiva Radio (FM 99.9) sobre las modificaciones que introdujeron al protocolo: «si abrimos estaríamos trabajando a un 20%, es inviable pero tenemos que movilizar».

Ariel Caltabiano (derecha) junto al boxeador Santiago Sanchez. (Foto: Facebook)

Por Rodrigo Divito (@rodrigodivito)

La Cámara de Gimnasios de Mar del Plata ha modificado su protocolo para buscar la aceleración de la reapertura que, por el momento, parece muy lejana. Con una nueva modalidad donde le dan mayor espacio a los eventuales clientes y mejorando las formas de cuidarse, hicieron una presentación ante el gobierno municipal.

El integrante de la Cámara, Ariel Caltabiano, habló a través de Marca Deportiva Radio (FM 99.9) y señaló que «lo que hicimos fue reformar el protocolo en base a lo que vamos viendo de los locales que abren. Si abre una peluquería, nosotros que manejamos más la salud porque no podríamos. Delimitamos más los espacios dando más lugar a cada persona».

Ese protocolo sólo permitirá movilizar un poco la actividad, pero aunque se reabra mañana, no alcanzaría para sostener el comercio abierto y pagarle a los empleados: «estamos resignando un montón de espacio, trabajaríamos a un 20% que es inviable, sería como fundirse trabajando. La idea es que la rueda gire y nos den la oportunidad trabajando junto al municipio para convivir con el virus».

A pesar de esa situación, lo que quieren es impulsar el movimiento para derramar en otros sectores de la economía también: «tendremos que volver de una manera muy paulatina pero nosotros somos el sector productivo que vuelca a los demás y si no hacemos que esto produzca se pone más difícil. Lo que estamos proponiendo ahora es usar un tapabocas de los que se usa para correr. Queremos trabajar al menos para que los empleados sepan que van a cobrar algo porque dentro de poco no van a cobrar nada».

La situación está llegando al límite y a pesar de las buenas intenciones de las autoridades que los escuchan y reciben las inquietudes, todo parece seguir igual: «pasamos del último casillero al penúltimo, pero estamos lejos todavía», explicó. Luego sentenció: «ya no damos a vasto, no podemos más; estamos en la última etapa. Nosotros estamos visto como un rubro de recreación y la gente no sabe lo que significa ir al gimnasio para la calidad de vida. Somos un sector olvidado, como tantos otros rubros».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *