Romiglio se llevó el último

Leandro Romiglio superó por 3 a 1 a Robertino Pezzota quedandose con la última etapa del «Tour de las Américas» de Squash, el PSA «Tortugas Open». Como era de preverse, fue un partido muy duro para el marplatense que se sacó la espina y ganó una de las etapa en el continente.

Leandro Romiglio se quedó con el primer puesto en Tortuguitas.

Leandro Romiglio se quedó con el primer puesto en Tortuguitas.

El marplatense Leandro Romiglio se quedó con la final del PSA «Tortugas Open» al superar al rosarino Robertino Pezzota 3-1 (11-5,13-11,11-13,11-5) en 80′ de juego. De esta manera, en este duelo de argentinos, Romiglio se tomó desquite de la final del torneo de Mar del Plata donde Pezzota lo derrotó 3-1. Luego se habían enfrentado en Córdoba donde Pezzota también lo había superado 3-0. Llegó el desquite deportivo en una final picante, vertiginosa, caliente y bien jugada.

El pre clasificado número uno del certamen hizo valer su figuración y se quedó con esta final de manera concreta, sin discusiones. Pezzota por su parte tuvo un tour inolvidable. Ganó Mar del Plata y Córdoba. Llegó a la final de Asunción ante Arturo Salazar y ahora también arribó al último match.

En líneas generales fue una final digna para este campeonato. Llegaron a esta instancia las dos mejores raquetas de la Argentina. Los dos jugadores argentinos mejor rankeados a nivel internacional. Los que mejor habían hecho las cosas a lo largo de mas de un mes de gira.

Romiglio tomó la iniciativa de entrada. Su postura de ataque permanente contrastó con otra forma diferente de platearlo por parte de Pezzota. Es claro que a Romiglio no le gusta que le planteen partidos lentos. Cuando lo puso en el terreno mas conveniente, el marplatense tomó diferencias sustanciales y dominó con un juego ágil, ofensivo y técnico a la vez. Pezzota se vio desbordado por semejante ritmo. Poco pudo hacer ante un juego arrollador que lo incomodó. En esos 13′ de la primera manga, Romiglio mantuvo la paralela de revés y concretó con precisión en la zona de definición.

El segundo capítulo tuvo la reacción esperada de Pezzota en un game trepidante. Cambios permanentes en el tanteador, que terminaron con una definición apasionante 13-11 en 22′. Ganó el segmento Romiglio pero Pezzota mostró su mejoría. Esa paridad se basó en que Pezzota atacó mas sobre el revés de Romiglio, aceleró la bola y eso hizo que el marplatense tuviera diversos errores no forzados. En ese desarrollo tan parejo, Romiglio lo definió mejor.

El tercer game fue tremendo. El 13-11 para Pezzota pudo ser para Romiglio. Un game que tuvo todos los ribetes para enmarcarlo dentro de esos partidos «bravos», «complicados» para dirigirlo. Los roces estuvieron a la orden, las protestas a cada fallo arbitral también. Los 28′ que duró el tercer período, fueron lo mas parecido a una batalla. Se cruzaron en diversas ocasiones, se tocaron en otras, se chocaron en alguna oportunidad, se cayeron aparatosamente. Partido caliente y definición apretada para Pezzota, el cual se retiró de la cancha «2» con molestias en un tobillo.

Ese malestar del rosarino se acentuó en el cuarto segmento. Los encontronazos se agudizaron pero Romiglio retomó el control de su juego ofensivo. Pezzota, diezmado por lesión, arribó a esta etapa del partido con pocas chances de alargar mas el trámite. Sus reservas estaban agotadas. Romiglio seguía atacando con diversidad de golpes de lado a lado, de extremo a extremo, de esquina en esquina. Su amplio repertorio de drops, voleas y golpes de revés con efecto milimétrico por sobre la chapa, ya no tenían la misma devolución positiva de Pezzota. Sabía que el final era irreversible.

En áspero partido, Romiglio se llevó a Mar del Plata un título, el mismo que ganó hace dos meses en Johanesburgo, Sudáfrica. Gran cierre del «Tour de las Américas» con los dos protagonistas argentinos excluyentes que tuvo la gira americana. Fueron 80′ de alto voltaje, de severos «chispazos» producto de dos personalidades ganadoras. Ganó el que se equivocó menos y el que tuvo mas resto físico en el cierre.