Festejo rosarino

El PSA finalmente no se pudo quedar en casa. Robertino Pezzota venció en la final al marplatense Leandro Romiglio por 3 a 1 y se coronó como campeón de esta primera edición. Gran tarea del número 99 del mundo que alcanzó el sub-campeonato.

Robertino Pezzota y Leandro Romiglio con el trofeo en juego.

Robertino Pezzota y Leandro Romiglio con el trofeo en juego.

Robertino Pezzota ganó la primera edición del PSA «Mar del Plata Open». Venció en la final disputada en el Microestadio «Ricardo Roude» del Club Casal, al local Leandro Romiglio 3 a 1 en una hora de partido. El rosarino ganó con parciales de (11-9, 11-5,6-11,11-8) en 60 minutos a un Romiglio que no pudo coronarse en su casa.

Por ende la Copa «Decker Camiones-Canal 10» quedó en manos de la raqueta número 1 del país que basó su juego en la concentración y bajar el ritmo de partido del marplatense.

Pezzota encaminó los dos primeros games en su terreno. Fué un game de estudio, el primero de ellos, de gran respeto.El antecedente de hace un mes en Buenos Aires, donde el marplatense ganó 3-0, le dió a Pezzota una medida de lo que había que cambiar. Disminuyó el ritmo vertiginoso del local de a momentos. Ese primer parcial, de tremenda paridad, empezó a definirse con un revés cruzado del rosarino que puso el 10-9 liberador.

En el segundo game Romiglio salió a quemar las naves. Trató de imponer su estilo y su ritmo trepidante.Pero ese repunte quedó en buenas intenciones. Se dió cuenta que Pezzota había vuelto a poner el trámite en su propia «telaraña»y el segmento se le escurrió como arena entre los dedos y duró un suspiro.

En el tercer game el dueño de casa equilibró las acciones.Metió presión en el juego corto de definiciones en la «chapa» y luego de un 5-5, Romiglio volvió a sacar ventajas a partir de un mayor despliegue.

El cuarto game arrancó con un sólido Pezzota dueño de la «T» y un rápido 4-2. Romiglio iguala y el segmento se fué desarrollando con evidentes signos de dramatismo para los espectadores locales que veían como su «hijo pródigo» claudicaba ante un rival que puso de manifiesto su innegable oficio para jugar este deporte. Así se murió el match con un dominador lógico y un ganador lógico. Pezzota ganó muy bien por autoridad, ubicuidad y por poseer una experiencia envidiable. El resultado final quedó 3-1 para el santafecino. Sin discusiones. La ciudad de Mar del Plata no pudo festejar. Si reconoció al rival y su supremacía. Fiesta del squash en la costa, aunque la alegría se trasladó a Rosario.

El «Tour de las Américas», competencia avalada por la Asociación Argentina de Squash, continuará en la ciudad de Córdoba, luego será el turno de Resistencia Chaco (en su sexta edición y con 10.000 dólares en premios), Asunción del Paraguay y cerrando el periplo en el country de Tortugas en el Gran Buenos Aires.