Horacio Zeballos, desde Australia: «Espero con ansias la ATP Cup»

Dentro de la burbuja deportiva de Melbourne y en diálogo exclusivo con Marca Deportiva, el doblista marplatense, actual N°3 del mundo, palpita la previa de los primeros torneos del año.

Por Lucila Morinigo (@lucilamgo)

El comienzo del 2021 coloca la atención de los fanáticos del tenis en Oceanía con el despliegue monumental que intenta mantener el gobierno local de Victoria y Adelaida, las autoridades de salud y la Organización del primer Grand Slam del año, el Australian Open.

Con un diagrama digno de película, vuelos chárter desde distintas partes del mundo trasladaron a los deportistas y al reducido equipo técnico que se habilitó para acompañarlos en la travesía de la gira australiana en medio de la pandemia por COVID-19.

«El viaje fue eterno, casi 70 horas, 3 vuelos larguísimos. Fue terrible llegar pero aquí estamos, cumpliendo la cuarentena y con muchas ganas de arrancar el año», comenta el marplatense Horacio Zeballos, actual número tres del mundo en el ranking de dobles ATP, desde su habitación del hotel que forma parte de la burbuja sanitaria impuesta por Tennis Australia.

Dentro de las obligaciones que se le impusieron a los deportistas y a su pequeño grupo de trabajo autorizado – quienes transitan una cuarentena obligatoria de 14 días – si sus tests PCR previos al embarque, los realizados al llegar al continente y también las tomas recogidas en los hoteles «burbuja» todos dan negativo, son habilitados a salir de las habitaciones y entrenar en un período no mayor a cinco horas que incluyen entrenamientos en cancha, físico y rehabilitación con compañeros predeterminados.

En esta jornada, el marplatense pudo realizar su primer entrenamiento con su tradicional compañero Marcel Granollers.

Sin embargo, no todo es tan sencillo y estructurado porque justamente la estructura y las condiciones planteadas desde Tennis Australia, han manifestado cierta «letra chica» que los jugadores/as desconocían y, posteriormente, se toparon con una realidad distinta.

«A mí no me gusta quejarme, no lo siento así cuando lo cuento porque sé del trabajo enorme que todos están haciendo y nosotros también como jugadores pero si nosotros hubiéramos sabido cómo serían ciertas cosas desafortunadas que les toca vivir hoy a algunos compañeros nuestros, sin dudas muchos hubiéramos pensado dos veces si venir o no hasta acá», manifiesta preocupado «Cebolla», en referencia a lo sucedido con Guido Pella y Juan Ignacio Lóndero.

Más de 70 tenistas hombres y mujeres, dentro de ese número Pella y Lóndero, han sido confinados y recluidos a una cuarentena estricta sin siquiera tener permiso para salir esas cinco horas de entreno concedidas en la previa del viaje. El motivo fue el positivo y falso positivo de algunas personas con las que compartieron el vuelo chárter que los depositó en Melbourne el pasado 5 de enero.

La inflexibilidad del gobierno australiano ha resonado en todas partes del mundo aunque la lógica situación de salud comprende sus razones y determinaciones. Sin embargo, resulta ilógico mantener encerrados a atletas de alto rendimiento sin posibilidad de entrenamiento entre el círculo de afectados – con el fin de reducir posibilidades de propagación o contagio – que aguardan por competir de la mejor manera y no contarían con la misma preparación que otros colegas que corren con la dicha de practicar con cierta normalidad.

Más allá del periplo que consume física y mentalmente a los protagonistas del primer grande del año, luego de un 2020 de ensueño, el zurdo del Edison Lawn Tennis espera con ilusión el desarrollo de una nueva temporada con objetivos renovados y nuevas aspiraciones.

A sus 35 años, representar a Argentina en cualquier competencia por equipos lo moviliza y estimula de la mejor manera. Así, la ATP Cup que se disputa del 1 al 5 de febrero, será su punto de partida para este año: «Estoy muy contento y enfocado por lo que se viene, espero con ansias la ATP Cup»

De formato similar a la Copa Davis – organizada por la Asociación de Tenistas Profesionales y no por la ITF (Federación Internacional de Tenis) – la competencia reúne a 12 países clasificados por poseer un jugador dentro los primeros 11 del ranking mundial de singles mientras que la doceava Nación participante obtiene wildcard por ser sede.

El equipo albiceleste dirá presente con Diego Schwartzman, Guido Pella, el propio Zeballos y Máximo González.

Cabe destacar que con el calendario reducido del año pasado, en compañía del español Marcel Granollers cosechó tres títulos: Buenos Aires, Río de Janeiro y Roma. Ese gran desempeño les permitió ser de los mejores binomios en el listado oficial y así conseguir la soñada clasificación al «Torneo de Maestros» que celebró su última edición en el Arena O2 de Londres.

Probablemente luchar por el número uno del ranking haya quedado en el tintero pero son aspiraciones lógicas para un 2021 que promete mucho, a pesar de las incertidumbre que arrastrarán las organizaciones de los torneos.