Copa Davis: Argentina complicó su pase a cuartos de final

Argentina cayó en todos los cruces de la segunda jornada y aguarda por los resultados de la serie entre Chile y Alemania para una posible clasificación a la etapa de cuartos de final del día viernes.

La conferencia de prensa realizada esta tarde.

Por Lucila Morinigo (@lucilamgo)

Argentina termina su segunda presentación con una incierta clasificación a los cuartos de final del nuevo formato de Copa Davis, ya que depende del resultado de la serie entre Chile y Alemania y el global con los demás equipos ya que aspira a ser uno de los «mejores segundos» que se suman a los seis ganadores de grupo.

«Es muy difícil hacer un balance cuando estuvimos tan cerca en los tres partidos, es triste saber que se jugó excelente pero la pelota o la suerte (sic), quedó del otro lado. Lo que vi hoy no lo vi nunca, todavía no salgo del shock», reflexionó el capitán Gastón Gaudio, en compañia de todo el equipo argentino en la conferencia de prensa post serie.

Al comienzo del día, Guido Pella (25°) tuvo sus chances con Phillipp Kohlschreiber, (79°) al ganar el primer set por un holgado 6/1, lleno de juego explosivo al fondo de la linea y cerrando puntos en la red.
Sin embargo, el alemán reestrucuró su planteo y ofreció un mejor tenis en la segunda manga al aprovechar dos quiebres a favor y el 6/3 sentó paridad en el encuentro.

El cierre del mismo se vio encaminado para el equipo europeo y Pella no logró revertir el 6/4 final, más allá del gran nivel de juego.

«Lo de hoy siento que me paso nunca o pocas veces, no tengo recuerdo de haber estado tan cerca y sentir la victoria y que termine el partido sin creer que lo perdí. Sé que jugué mejor que ayer y eso es lo que más me molesta. Ayer no jugué bien y gané y hoy me tocó esto», comentó el bahiense sobre su actuación.

Tras la derrota y un break de media hora, los primeros singlistas de las dos naciones salieron al choque: en un duelo fervoroso y lleno de afición argentina, Diego Schwartzman (14°) salvó cuatro match points ante un lúcido Jan Lennard Struff (35°), quien finalmente venció 6/3 y 7/6 (8).

El dobles, con Máximo González y Leonardo Mayer nuevamente elegidos por Gaudio y con ausencia del marplatense Horacio Zeballos, era de suma importancia para las chances albicelestes.

Luego de tres horas y 21 minutos, Mayer y González salvaron siete match points y dispusieron de seis a su favor pero los experimentados alemanes Kevin Krawietz y Andreas Mies cerraron el encuentro en un agónico tie break que llegó a los 20 puntos: 6/7 (4), 7/6 (2) y 7/6 (18). De esta manera, los campeones de Roland Garros sellaron el 3-0 para Alemania.

«Realmente nos faltó muy poco, fue un gran partido, los cuatro jugamos muy bien, fue muy cerrado, sin huecos, pocos errores. No hubo siquiera puntos de quiebre (…). Ahora a esperar, a sacar la calculadora, no sé un millón de posibilidades… pareciera que ganar el Loto es más fácil que nosotros pasemos» (sic).