Martín Cora: «Todos pueden dejar una huella en la historia del tenis»

El creador del Museo Argentino del Tenis en su versión virtual, habló desde Trelew en Marca Deportiva Radio (FM 99.9) sobre la historia de esta idea y el vínculo que tiene con la ciudad de Mar del Plata.

Por Rodrigo Divito (@rodrigodivito)

Los coleccionistas a veces, deciden dar un paso más y compartir su pasión con los demás. Eso hizo Martín Cora, profesor de tenis radicado en Trelew que decidió iniciar el Museo Virtual Argentino de Tenis que hoy tiene muchos elementos de valor y va camino a encontrar un lugar presencial. Como siempre, Mar del Plata está vinculada a la historia del tenis.

Cora habló en Marca Deportiva Radio (FM 99.9) sobre los inicios de su relación con el deporte de la raqueta: «el primer contacto que tengo con el tenis es a los 8 años porque jugaba en la calle con mi primo a los autitos y un día trajo dos raquetas y nos pusimos a jugar en la calle. Después volví a jugar y me encantó. La única referencia que tenía era la revista El Gráfico que compraba todos los lunes. A los 14 jugué y competí muy poco, pero empecé a visitar los torneos. Comencé a guardar todo y nunca tiraba nada».

Repentinamente apareció un elemento que lo vinculó con su idea actual: «en las tiendas de usado encontré una raqueta de Jimmy Connors y me la quise comprar, después fui encontrando cosas. La idea del museo la comencé en el 98 cuando me vine a vivir a Trelew. Me quería morir rodeado de raquetas y cosas de tenis, soy profe de tenis y quería estar rodeado de eso. Compré mucho material y todavía sigo comprando».

A partir de 1998 comenzó un trabajo de hormiga que lo llevaría a tener diferentes elementos que podía comprar, pero aparecieron también las donaciones cuando llevó su idea a la virtualidad: «estuve muchos años salvaguardando y rescatando material. El problema de los museos es el espacio físico, pude hacerlo virtual y tener la propiedad del museo, lo que me ayudó en la pandemia es que con Fernando Segal y José Luis Etchegaray pude llegar a la idea del museo virtual. Todos pueden participar y pueden dejar una huella de la historia del tenis«; destacó.

De a poco, dejó de comprar porque aparecieron todo tipo de donaciones: «ya no compro tanto y hay gente que dona muchas cosas. Lo que veo es que hay mucha historia dando vueltas y está bueno que esté en manos de un coleccionista que lo atesora para uno, pero la gente no lo puede ver. Me ayudó el periodista Eduardo Puppo en los derechos de autor de fotos y me ha permitido conocer la trayectoria de Enrique Morea en los años 50 pude estar en la casa y ver lo grandiosa de su carrera», destacó.

Mar del Plata siempre está vinculada a la historia del tenis. Bettina Fulco donó algunas raquetas que tenía de sus inicios en el tenis y la familia Pensa, también aportó unas raquetas que el luthier elaboró específicamente para Guillermo Vilas.

Su idea de encontrar un espacio físico está latente y sabe que será un paso muy importante. Ahora, en www.museoargentinodeltenis.com se pueden ver elementos realmente increíbles de la historia de este deporte.