Pablo Bernardi: «Nos ha cambiado todo, vamos a estar un año sin jugar»

El preparador físico y asistente técnico de la Selección Qatarí de Beach Volley habló en Marca Deportiva Radio (FM 99.9) desde Doha indicando que «en las calles hay robots con reconocimiento facial», explicó.

Pablo Bernardi, marplatense viviendo y trabajando en Qatar.

Por Rodrigo Divito (@rodrigodivito)

Más allá de lo que pasa en China, llegan pocas noticias de como se está atravesando la pandemia en el resto de Asia. En Qatar está atravesando una flexible cuarentena el marplatense Pablo Bernardi que trabaja como preparador físico y asistente técnico de la Selección Qatarí de Beach Volley que se estaba preparando para Tokio 2020.

«Nosotros vivimos y entrenamos en Doha, este es mi cuarto año, vinimos por el ciclo olímpico y nos ha cambiado todo», dijo en Marca Deportiva Radio (FM 99.9).

En cuanto a la realidad del país, señaló que «es distinto en cuanto a la cantidad de casos, pero no respecto de las cosas que determinó el gobierno. Se han prohibido ciertas cosas. El 16 de marzo se cerraron todos los shoppings dejando abiertas sólo las cosas básicas. Después pasaron a cerrar los restaurantes y dejaron sólo los deliverys. La última medida es que no podés salir a correr que antes te dejaban bajo ciertas normas. Si no lo prohibís la gente no toma conciencia».

Las posibilidades de la sociedad de Qatar son distintas a las que tiene la mayoría e incluso con la tencología como herramienta: «el gobierno está capacitado y tiene herramientas. Qatar Airways es una de las pocas aerolíneas que sigue funcionando para conectar a la gente que han dejado varada y trasladando alimentos. No tenemos prohibición de salir a la calle, pero hay robots por la calle con reconocimiento facial que le avisa al gobierno donde estás y ellos te llaman para que vuelvas a tu casa», comentó.

La sociedad en Doha es bastante especial y tiene costumbres distintas. Desde su experiencia después de cuatro años viviendo allí, el marplatense Bernardi explicó que «acá hay dos millones y medio de personas de las cuáles dos millones 200 son extranjeros, los demás son qataríes. El que nace acá se lo llama expatriado, si yo mañana estoy casado con una mujer acá, si nace un hijo es argentino no es qatari, solamente si el hombre es qatari el hijo asume la nacionalidad. El viernes tienen el día del rezo donde se juntan mucho, eran muy populares para ellos junto con el sábado, se festejaba en familia con casas muy grandes donde viven padres, hijos, nietos y bisnietos todos juntos. Entre ellos son gente muy cálida y afectuosa».

Fue una decisión importante allí por el 2016 definir su mudanza a un destino poco común junto con Mariano Baracetti (ex compañero del marplatense Martín Conde en el circuito mundial) que actualmente es el entrenador: «en su momento la propuesta le llegó al «Mono» y me llamó para ver si quería acompañarlo. En ese momento me estaba metiendo en el tenis y hacía la preparación física de Padel. Era un proyecto olímpico pero se renueva el contrato año tras años. Al principio estuvimos 3 meses a prueba, luego 6 meses y luego al año, todo se va renovando».

Tokio 2020 sigue siendo un objetivo claro para el equipo qatarí porque estaban en una buena posición: «en el ranking olímpico estamos 10 u 11 y clasifican los 15 primeros. Si hoy cerrara estaríamos adentro. Este año iban a desarrollarse 8 torneos puntuables y por eso hicimos una preparación en Tenerife con equipos de muy buen nivel. Jugamos un sólo torneo en Doha en el año y terminamos jugando a puertas cerradas, sólo con árbitros, jugadores y entrenadores en cancha».

La situación para 2021 puede cambiar y están confiados en ello: «ahora dentro de un año todo va a cambiar, porque el ritmo de juego será diferente, vamos a estar casi un año parado y será la primera vez que suceda algo así», finalizó.