Argentina, con Azul Benítez, volvió a caer

La Selección Argentina Sub-18 de Voley cayó en el último partido de la fase regular de la Copa Panamericana ante República Dominicana por 3 a 2 (21-25, 25-23, 23-25, 25-19 y 15-5). Estuvo en cancha la capitana marplatense que tiene el seleccionado, Azul Benítez.

La capitana argentina, Azul Benítez armando juego. (Foto: FEVA)

La capitana argentina, Azul Benítez armando juego. (Foto: FEVA)

La Selección de República Dominicana derrotó en cinco sets a la Selección Argentina, su rival más exigente. Dominicana tuvo que batallar para ganar por 21-25, 25-23, 23-25, 25-19 y 15-5, el tercer partido de cinco sets, todos precisamente en la última jornada preliminar de la III Copa Panamericana (f) sub-18 con sede en el coliseo de la Ciudad Deportiva.

Aunque con un solo parcial a su favor las quisqueyanas aseguraban el primer lugar del grupo A, superaron la resistencia impuesta por las rivales desde el mismo comienzo para llevarse el éxito de forma invicta y avanzar directamente a las semifinales del sábado.

La máxima anotadora del excitante choque que duró dos horas y nueve minutos fue Natalia Martínez (25), a la que siguieron sus compañeras Massiel Matos (20), Lisbeth Rosario (14) y Vielka Peralta (13), y por Argentina terminaron con doble dígitos Anahi Tosi (23) y María Corbalán (21).

«Fue un juego difícil, un poquito desconcentrado por mis muchachas, mientras las argentinas jugaban muy bien, lo que no hizo contra Perú y perdió, pero es un equipo bueno, domina muy bien la pelota y las mías se confiaron un poco», manifestó el brasileño Alexandre Ceccato, entrenador de las caribeñas.

Su capitana Yokaty Pérez igual consideró que entraron a la cancha sin apenas concentrarse. «Fue increíble, como nunca y cuando conseguíamos el ritmo volvíamos a perderlo, y fue incómodo porque Argentina es un equipo que domina bien, no comete errores, siempre anda buscando solución en la cancha».

Por su parte, el director técnico sudamericano Mauro Silvestre señaló que «recién comenzamos el año con esta lid internacional y hoy enfrentamos a un adversario como las dominicanas, entre las primeras del mundo, así que estamos a la altura de las circunstancias, sin dudas ellas apretaron con el saque y cayó nuestra recepción y la efectividad en el ataque, lo que conllevó a la desconcentración. No estoy contento, aunque sí conforme».

Azul Benítez, la capitana, comentó que «sabíamos que era un partido duro que podíamos incluso ganar, no pudimos, pero estamos satisfechas con nuestra actuación y esperamos mañana triunfar frente a Chile en los cuartos de finales».