Joaquín Aquindo: «Tenía como objetivo ir a jugar al exterior»

El opuesto de Once Unidos se transformó en una de las incorporaciones del Macconais de la cuarta división de Francia y habló sobre esta oportunidad en Marca Deportiva Radio (FM 99.9): «todo lo que aprendí en Once Unidos me preparó para esta experiencia», agregó.

Joaquín Aquindo tomando el balón para sacar. (Foto: Juan Martín Corda (@jmcorda)

Por Rodrigo Divito (@rodrigodivito)

La experiencia de Once Unidos en la Liga de Voleibol Argentina (LVA) ha sido positiva durante la última temporada, pero ahora están frente a la decisión de ver si se podrá participar en el próximo año o no. Mientras tanto, algunos de los jugadores del equipo marplatense emprenden nuevos rumbos.

Mauro Zelayeta continuará su carrera en Ciudad de Buenos Aires, el necochense Marcos Richards lo hará en River y Joaquín Aquindo tendrá su primera experiencia fuera del país. El opuesto habló en Marca Deportiva Radio (FM 99.9) sobre la oportunidad que le surgió en Francia y que no va a desaprovechar: «la decisión de irme afuera la tomé antes de siquiera jugar la Liga A1. Estaba empezando a definir si quería jugar al voley profesionalmente o no y le di una chance más con Once Unidos. Como tengo la ciudadanía europea esperaba irme a jugar afuera», comentó.

Ahora se le presentó la oportunidad con particularidades que no podía dejar pasar: «la opción llega por parte de un amigo que me contacta, Facundo Funes (ex jugador de Once Unidos) que me habló y me dijo que lo habían contactado para jugar en ese equipo, necesitaban un opuesto y me recomendó. Nico Oroz de World Volleyball Agency ya tenía mis datos porque y me dijeron que estaban interesados. Creo que el miedo más grande es quizás la presión que te pones a vos mismo, que estás en otra cultura y es una experiencia distinta».

Estará en Francia disputando una categoría de ascenso con expectativas altas: «Maccone es la comuna a la que vamos y Macconais es el equipo donde vamos a estar jugando. Hablé con un jugador brasilero que vuelve a jugar allá y me dijo es un club familiero, donde trabajan todos juntos, muy parecido a Once Unidos. Es para jugar en la Cuarta División de Francia con aspiraciones de ascenso a Tercera».

Esa decisión de convertirse en profesional o ir en búsqueda de ello, no siempre es sencilla, pero para Aquindo es un plan que está tomando forma: «desde que soy chico, siempre el voley fue el lugar de encuentro de amigos o de amor al deporte pero a medida que creces el deporte de alto rendimiento consume mucho tiempo. Mientras más grande sos, más necesitas porque tenes que trabajar o rendir finales. Había decidido que la Liga A2 no la iba a jugar pero como surgió lo de la A1 que es una oportunidad única, sabía que podía seguir creciendo».

La experiencia de jugar un año en la Liga de Voleibol Argentina (LVA) fue muy importante para ese desarrollo que quería seguir aportando: «la experiencia fue una locura, algo hermoso de vivir y estoy agradecido. Once Unidos requería un esfuerzo increíble que si no nace desde el club, no sería posible. Tengo que agradecer a Raúl Gazaba que se mató, hizo cosas increíbles con los recursos que tenían para que todo marche bien».

Joaquín Aquindo parece querer conectar con la pelota.(Foto: Juan Martín Corda (@jmcorda)

La temporada transcurrió con una enorme expectativa, pero también un grupo humano que hizo todo más fácil: «desde lo grupal, la suerte de Once Unidos es que siempre fuimos todos de ahí. Fue algo muy llevadero en la temporada, podíamos hablar todo con todos. En lo personal, más allá del disfrute de los amigos, tuve un crecimiento que viene inevitablemente de jugar contra los mejores. Jugar contra UPCN es algo único, estaba enfrentando a gente que siempre admiré».

El trabajo, la voluntad y el roce ha ido creciendo a lo largo de las temporadas en A2 y ni hablar con un año dentro de la elite del voley nacional: «nos fuimos profesionalizando mucho con el correr de las ligas y todas estas experiencias previas me prepararon para lo que voy a afrontar ahora, tengo una tranquilidad más grande. Todo ese proceso y lo que fui aprendiendo, me hacen sentir un poco más cómodo».