Un triunfo tan sufrido como valioso

Argentina con otro buen partido de Patricio Garino, derrotó en doble tiempo suplementario a Brasil por 111 a 107 alcanzando la clasificación a la próxima ronda en los Juegos Olímpicos de Río 2016. Nocioni y Campazzo fueron las figuras del equipo de Hernández.

Patricio Garino, el representante marplatense de El Alma. (Foto: FIBA)

Patricio Garino, el representante marplatense de El Alma. (Foto: FIBA)

La Selección Argentina de Básquet logró un importante y sufrido triunfo ante Brasil por 111 a 107 después de dos tiempos suplementarios y se clasificó a la próxima ronda de los Juegos Olímpicos de Río. Las figuras fueron Andrés Nocioni y Facundo Campazzo, pero tuvo otra buena labor el marplatense Patricio Garino.

Los primeros minutos fueron parejos, pero a través de la intensa defensa y los tiros puntos, Argentina pudo hacer el primer quiebre sacando 10 puntos. Las anotaciones de Nocioni fueron claves en ese tramo del juego y también defender mejor a Nene Hilario que fue el arma de gol de Brasil en el comienzo. Su rol lo reemplazo Guillherme Giovanonni en el tramo final. Con un robo y volcada del Marplatense Garino, se cerró el parcial 28-19.

El inicio del segundo cuarto fue con rotación y ahí el juego se modificó porque los cambios le vinieron mejor a los de Magnano. Giovanonni empezó a modificar el partido por lo que anotó y por lo que generó. Nocioni parecía ser la clave, pero un foul técnico lo llevo a descansar un poco. Brasil paso al frente por primera vez aprovechando las falencias ofensivas de Argentina. La producción en ataque para el local fue muy contundente en ese contexto anotando 33 puntos y marcando una distancia de 10 puntos al final del primer tiempo.

En el tercer parcial, el juego se mantuvo con una tónica definida donde el dueño de casa tenía las riendas del partido y Argentina dependía demasiado de lo que hacía Nocioni (tomando rebotes, asistiendo y principalmente anotando) y también de la efectividad en el tiro de tres puntos porque no encontraba espacios en la pintura. La aparición de Campazzo junto con todo lo que hacía el «Chapu» le permitió volver al juego y pasar al frente. En un ida y vuelta constante, se fue al último descanso arriba Brasil 72-67.

Sergio Hernández dejó en cancha a los 4 Generación Dorada con Facundo Campazzo que era el único base con el que podía contar teniendo en cuenta el esguince de tobillo de Laprovittola. En ese contexto, se mantuvo en partido porque Brasil ya había perdido ese juego vertiginoso y ya no era tan efectivo con su tiro en todo momento.

Campazzo se hizo cargo de las ofensivas finales y dejó del desenlace abierto con 20 segundos por jugar y una distancia mínima. El propio «Facu» tomó un gran rebote y a 4 segundos del final Nocioni metió un triple increíble para ir a suplementario.

La lucha fue muy parejo, hubo 10 minutos más para determinar el triunfo y como lo hizo durante todo el partido, con guapeza pura y calidad individual, el equipo de Sergio Hernández ganó un partido clave por 111 a 107, sufriendo, pero con la certeza de estar en la próxima ronda.

Síntesis

Argentina 111 (95) (85): Facundo Campazzo 33, Emanuel Ginóbili 13, Patricio Garino 10, Andrés Nocioni 37 y Luis Scola 14 (FI), Nicolás Laprovittola 0, Carlos Delfino 0, Marcos Delía 2, Gabriel Deck 2, Leonardo Mainoldi 0 – DT: Sergio Hernández

Brasil 107 (95) (85): Marcelinho Huertas 14, Marquinhos 9, L. Barbosa 11, R: Hettsheimer 5 y Nené Hilario 24 (FI),R. Neto 3, C. Felicio 2, Vitor Benite 13, Alex García 14, Guilherme Giovannoni 10, A. Lima 2 y R. Luz 0 – DT: Rubén Magnano

Parciales: 28-19, 16-33, 23-20, 18-13, 10-10 y 16-12

Estadio: Arena Carioca 1