Aldosivi tuvo viejos vicios y se lo dio vuelta Unión

A pesar de la semana convulsionada que vivió el «Tiburón», no pudo evitar su séptima derrota consecutiva en el Torneo de la Liga Profesional de Futbol. Lo ganaba 1-0 con gol de Brítez en contra, pero sin hacer mucho, dos goles de Gastón González le permitieron al «tatengue» llevarse los tres puntos. Debutó Hauche y el domingo, dirige su primera práctica Palermo.

La historia no cambió. A pesar de los cambios en el plantel, la salida de Gago, la presentación de Palermo, la llegada de Hauche y el regreso del público a la cancha; el resultado al final del partido siguió siendo el mismo. Aldosivi cayó 2-1 como local ante Unión de Santa Fe en el Minella y por la fecha 14 del Torneo de la Liga Profesional de Fútbol (LPF).

Ahora, acumula 7 derrotas en fila y el próximo domingo tendrá que empezar su ciclo Martín Palermo buscando revertir esta racha negativa.

Desde el principio, Unión presionó para forzar los errores de una última línea que no es segura. Así generó situaciones en un primer instante con González exigiendo a Devecchi para salvar su valla luego de un mal cálculo de Iñiguez. El «Tatengue» no necesitaba construir juego porque era directo y así le generaba problemas en la última línea.

A los marplatenses les costaba mucho atacar, no tenía asociaciones para progresar en el campo y la visita cada vez que pisaba el área; inquietaba. El «Cuqui» Márquez de mediavuelta tomó una pelota en el borde del área y luego del rebote en Gil Romero, apareció de nuevo Devecchi para salvar su valla.

Cerca de la media hora, empezó a mejorar en esa conexión sobre tres cuartos de cancha haciéndose ancho con los dos extremos. Se repetían los centros pero no encontraban destinatario, hasta que Iñiguez puso una muy buena pelota en el centro del área que fue a buscar Braida con decisión. El buen cabezazo pegó en el travesaño con la fortuna de que se la llevó por delante Brítez y la metió dentro del arco ante un Moyano ya vencido.

Se puso en ventaja, pero le duró poco, como le suele pasar. Gastón González en un córner metió un centro desde el vértice del área. Increíblemente la pelota cruzó toda el área, pegó en el segundo palo de Devecchi que reaccionó tarde, cruzó toda la línea, rebotó en el otro palo y entró. 1-1.

Poco pasó desde ese momento en adelante. Las buenas intenciones de ambos no tenían profundidad y los pelotazos tampoco eran una buena manera de prosperar en el campo por lo que se fueron al descanso con la igualdad.

Emanuel Iñiguez con la pelota (Foto: Prensa Aldosivi)

La dupla Oreja-Villar decidió mandar a la cancha en el entretiempo a Federico Milo por el amonestado Gil Romero. Esa modificación le dio un poco más de dinámica e incluso profundidad porque el ingresado trepó por izquierda y envió pelotas peligrosas al área. Del otro lado, Guzmán tenía la oportunidad de enganchar y pegarle como intentó un par de veces en el primer tiempo o meter el centro con la derecha. Uno de esos envíos, fue derecho hacia el arco y lo asustó a Moyano que retrocedió desesperadamente; pero se fue por encima del travesaño.

Las combinaciones eran más comunes, Lodico le daba buena circulación de balón y fue él quien recibió una pelota picada en el área para meter el centro al segundo palo. Se pasó de largo Cauteruccio pero entró solo Milo atrás e increíblemente la tiró por encima del travesaño. Unión ya se había plantado con dos líneas de cuatro retrasadas cerca del área y renunció a la tenencia del balón.

Cuando mejor está Aldosivi en los partidos, es el momento más peligroso. Generalmente en esos tramos, padece cuando le llegan. Esta vez no fue la excepción. Llegando al cuarto de hora, rompió por derecha Vera y llegó hasta el fondo para tirar el centro atrás. Se había desmarcado muy bien Gastón González y le pegó al palo del que venía el centro para que le fuera imposible al arquero sacarla. 2-1 para la visita pagando caro las distracciones de nuevo.

A partir de ese momento, el partido fue nuevamente complejo para el dueño de casa. Ya no tenía la misma elaboración y los que ingresaron al campo (Hauche e Iritier) no cambiaron demasiado la propuesta del «Tiburón». Los santafesinos, con pocas herramientas, atacaron y enviaron tiros de esquina buscando algún error que les permitiera definir el cotejo.

Los minutos finales, ya con Rufino Lucero y Rinaldi en cancha, fueron de puro empuje y desesperación. Oportunidades claras no tuvo, pero lo intentó como le suele pasar cuando está en desventaja. No cambió mucho esta semana dentro del campo, pero habrá que ver si Palermo puede mejorar, sobre todo, la solidez defensiva. Mientras tanto, séptima derrota al hilo para Aldosivi.