La suerte (y Devecchi) está del lado de Aldosivi

En un mal partido del «Tiburón», la única explicación al 0 a 0 contra Central Córdoba de Santiago del Estero fue la fortuna y la actuación de José Devecchi que en las pelotas que no tapó, contó con la suerte de su lado. No la pasó bien durante todo el partido y tuvo un sólo disparo al arco. ¿Lo positivo? Sigue sumando.

Francisco Grahl ante la doble marca santiagueña (Foto: Prensa Aldosivi)

Aldosivi se trajo milagrosamente un punto de Santiago del Estero luego de igualar 0 a 0 contra Central Córdoba en el Estadio «Madre de Ciudades» por la Fecha 19 del Torneo 2021 de la Liga Profesional de Fútbol.

El equipo de Palermo la pasó mal, fue desbordado durante todo el partido y entre José Devecchi, los palos y la impericia de los atacantes locales, no terminó perdiendo inclusive por goleada por fortuna. Además, tuvo un sólo disparo al arco que fue de Gino. Con todos esos condicionantes, es el tercero de los últimos cuatro partidos con la valla en cero y suma su 8° punto consecutivo.

El primer cuarto de hora fueron sólo intenciones pero sin claridad ni definiciones de cara a los arcos. Al principio estuvo mejor el equipo marplatense pero sin inquietar, mientras que por las bandas, el dueño de casa empezó a profundizar de a poco. Riaño tuvo la más clara luego de un centro desde la izquierda que no llegó a empujar el delantero por el despeje de López Quintana.

Nada era demasiado claro y en los controles finales, la fricción se imponía al fútbol. Cuando encontraban un poco de claridad, los santiagueños atacaban. Jonathan Bay llegó a posición de puntero por izquierda después de un caño a Lucero y definió al primer palo obligando a una tapada de Devecchi en lo que fue la más clara de la primera parte del cotejo.

Todas las asociaciones que generaba el «Tiburón», sobre todo en la izquierda, no terminaban en tiro al arco porque no tenía conexión y tampoco podía Grahl enlazar mejor al equipo. Por eso con su ataque directo, Central Córdoba hacía daño. De la mano de Alejandro Martínez que era claro con sus movimientos, podía generar situaciones.

Con un centro al segundo palo, Argañaraz cabeceó hacia el otro palo y Devecchi la tapó con una mano. El rebote le quedó a Riaño a un metro de la línea de meta pero el remate otra vez dio en el arquero que hizo una milagrosa doble atajada que dejó el marcador en cero.

Aldosivi necesitaba una mejor versión para terminar el partido con un resultado positivo porque en el primer tiempo tuvo muchos problemas para contener a su rival.

Fernando Román Villalba a punto de tirar el centro (Foto: Prensa Aldosivi)

Los dos entrenadores hicieron cambios en el entretiempo. Palermo eligió a Lodico e Iñiguez por Grahl y Lucero; mientras que Rondina mandó a cancha a Bettini y Melano por González y Lattanzio. Otra vez los primeros minutos fueron muy monótonos y con muy poca acción. Siempre, en ese contexto, Central Córdoba era un poco más que los marplatenses porque cuando aceleraba encontraba espacios.

Argañaraz no pudo meter dos pelotas que tenían destino de gol. En la primera luego de que Riaño ganara ante López Quintana recibió el centro, la paró de pecho pero quedó mal parado y definió lento, pegado al palo permitiendole a Devecchi recuperarse para enviarla al córner. En esa jugada, la peinaron en el primer palo y en el segundo, entró de nuevo sólo y la tocó a centímetros de la línea, pero increíblemente terminó afuera.

Aldosivi estaba desbordado por el rival que le ganaba por ambas bandas y había ganado velocidad y profundidad con Melano por derecha. Era un milagro que el local no estuviera en ventaja porque tuvo una más donde Alejandro Martínez quedó de frente al arco sólo y su remate se estrelló en el palo. Devecchi en el rebote le achicó el ángulo rápido y defendió su meta nuevamente.

El primer tiro franco al arco llegó a los 20 minutos cuando Federico Gino tomó un rebote en la segunda jugada de una pelota parada y le pegó de primera encontrando bien parado a César Rigamonti. Respondió dos minutos después Riaño con un centro al corazón del área donde tenía que empujarla el ex Boca pero la terminó despejando. La suerte estaba del lado de los marplatenses y los milagros se repetían.

Por más que lo intentaba, el equipo de Palermo no atacaba a pesar del intento de movilidad que agregaba Lodico. Atacaba con poca gente y cuando una pelota caía en el área, había rebotes múltiples que podían terminar en un gol en contra en cualquier momento, pero seguía salvandose.

Lo aguantó, tuvo mucha suerte de su lado y a un José Devecchi clave para mantener su arco en cero. Acumula cuatro partido sin derrotas, tres vallas en cero (1 gol en 4 partidos) y tendrá que mejorar porque algún dia la suerte se terminará.