Alvarado ganó, gustó y goleó

El equipo marplatense inauguró el año con una sólida y muy buena actuación. Además, goleó por 3 a 0 a Independiente Rivadavia de Mendoza en el Minella. Los goles fueron en el complemento y los anotaron Robertino Giacomini, Marcos Astina y Leandro Navarro.

Alvarado celebra uno de los goles ante Independiente Rivadavia

Alvarado volvió al juego después de las fiestas con su mejor versión del ciclo Coyette. Fue victoria 3-0 en el Minella ante Independiente Rivadavia de Mendoza en la fecha 6 del Torneo Transición, la penúltima para los marplatenses antes de cerrar el grupo ante Belgrano en Córdoba.

Una sólida y convincente actuación con mucho juego asociado y dinamismo, aprovechando los enormes espacios que dejó el rival. Además, convirtió por primera vez como local en el certamen.

Los primeros minutos mostraron a la visita en búsqueda del arco rival pero sin llevarle peligro a Pedro Fernández. De a poco, el dueño de casa se empezó a sentir más cómodo. Los dos delanteros rivales estaban muy sólos en la presión y había mucho lugar en sus espaldas para la iniciación de los ataques. Vidal en tandem con Mieres inquietaron con centros punzantes que no encontraron destino pero alertaban a la «Lepra».

Era más el «Torito» con Molinas y Malagueño manejando tiempos y distribución de pelota. Un robo a Marcos Sosa terminó con una situación clara de peligro. Molinas se la cedió a Astina que estaba tan metido como Vidal en el juego y cuando tiró el centro, Aracena despejó el peligro con un puñetazo. Independiente Rivadavia no llegó más durante un largo rato y eso lo aprovechaba el equipo de Coyette.

Se asoció bien, encontró precisión en profundidad llegando a hacer daño por las bandas tanto con la subida de Dimare como la insistencia de Mieres por el otro lado. Tuvo un par de ocasiones consecutivas, una con el centro del lateral juvenil y otra luego de un robo de Malagueño que nadie pudo empujar. Vidal tuvo una muy clara yendo mano a mano por izquierda hasta pisar el área donde remató fuerte per recto y Aracena respondió despejando con sus puños.

Alvarado fue más durante casi todo el primer tiempo y le faltó la puntada final, la gran cuenta pendiente en el Minella donde todavía no había podido anotar en el torneo. Además, por una dolencia física perdió a Cadenazzi y debió ingresar Robertino Giacomini.

El centro delantero ex Independiente respondió nada menos que con el primer gol del torneo como local. Apenas pasaron 2 minutos del complemento cuando Malagueño, de gran partido, con mucho tiempo y espacio para decidir metió un pase en cortada para Mieres que había tenido una buena jugada personal antes y no pudo meter el gol. Esta vez el lateral tiró el centro adonde estaba sólo Giacomini que cabeceó al palo del que venía la pelota. Gran tanto para abrir el marcador.

El partido terminó de abrirse porque Mieres ya era más un puntero derecho que un lateral y tenía mucha participación ofensiva. Cuando se necesitaba marca, alguien podía relevarlo porque Independiente Rivadavia no inquietaba, no tenía la pelota y le costaba disparar al arco. En ese contexto, a los 11 minutos, otra vez hubo una pelota al área en profundidad donde Mieres tiró el centro atrás y entró sólo Marcos Astina para poner el 2-0 que era merecido para el desarrollo del cotejo.

Straccia metió tres cambios al unísono buscando cambiarle la dinámica al partido porque era todo del local. La «Lepra» mendocina recuperó la pelota, pero le costaba todavía inquietar. Cuando trataba de meterse en partido, Alvarado lo liquidó. En un gran contragolpe, Giacomini habilitó al ingresado Leandro Navarro que enfrentó sólo al arquero y la picó para el 3-0 con una definición exquisita.

El equipo de Straccia tuvo la posibilidad de descontar, pero esta vez fue Franco Ledesma quien, sobre la línea, pudo despejar el peligro. A partir de ahí, insistió cuando pudo y aguantó cuando era necesario para coronar su primer tirunfo de local en el certamen.

Quedará un paso más para cerrar el torneo en una fecha dentro de la Zona Reválida donde los empates fueron la constante y en ese contexto, Alvarado marcó una diferencia.

EL DATO

El úlitmo partido antes del parate por la pandemia fue el 15 de marzo para el «Torito» que jugó a puertas cerradas ante este mismo rival y fue con derrota. Paradójicamente, el marcador en aquella oportunidad fue 3-0 y hoy se volvió a repetir el mismo resultado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *