Alvarado volvió a caer como local

El equipo de Gastón Coyette perdió 2-1 con Gimnasia de Mendoza en su segunda presentación como local de la temporada. Si bien pudo convertir su primer gol a través de Ezequiel Vidal de media distancia, sufrió en pelota parada donde le anotaron en el inicio del primer tiempo y en el final del segundo.

El «Torito» sigue sin sumar triunfos. (Foto: Prensa Alvarado – Archivo)

Alvarado quería revertir la racha de resultados adversos que tenía en el inicio de la temporada de la Primera Nacional, pero no pudo hacerlo y sumó un nuevo revés. El equipo de Coyette perdió 2-1 ante Gimnasia de Mendoza por la Fecha 4 de la Primera Nacional y sigue sin victorias en la temporada.

A pesar de que las primeras intenciones por movilidad y control del balón parecían favorables al dueño de casa, la primera situación fue para los mendocinos y terminó en la apertura del marcador. Fue con un córner que el ex Aldosivi Cristian Llama ejecutó cerrado al primer palo donde Mondino entró sólo para desviarla. Ya nada podía hacer Pedro Fernández porque le cabecearon adelante y no tuvo capacidad de reacción.

Con el resultado en contra, la pelota era más que nunca para Alvarado que tiene esa característica naturalmente. Intentó triangular para avanzar con el toque corto como premisa, pero sin profundidad para generar situaciones. A punto tal que sólo tuvo un tiro libre de Mantia que se desvió en la barrera cuando tenía buen destino. Gimnasia lo esperaba y cuando había un error o un mal pase salía disparado para buscar el gol.

Sólo era el detalle que le faltaba para completar las jugadas, a veces de buena construcción y movimiento. La única pelota que terminó en remate al arco, fue gol. A los 41 minutos Ezequiel Vidal tomó una pelota luego de un despeje fallido en la derecha, fue hasta el medio y cuando encontró el resquicio; disparó cruzado lejos del alcance de Giovini. Golazo para empatar en la soleada tarde del Minella con el que se fueron al descanso.

El inicio del complemento tuvo a uno de los jugadores más desequilibrantes de la cancha, Santaigo Gonzàlez como protagonista. El delantero recortó por izquierda y le pegó buscando el segundo palo de Pedro Fernández pero se fue desviada. Pasaba poco, había mucho de movimiento, de presión pero poco cerca de las áreas aunque ahora era el conjunto marplatense el que podía hacer pie de mejor manera.

Ese dominio no lo podía transformar en situaciones de gol, tampoco en disparos al arco. El que intentaba aunque sea a distancia seguía siendo Gimnasia porque incluso Cristian Llama tuvo un remate lejano que le picó adelante al cumpleañero Fernández que contuvo sin problemas. Los cambios buscaron cambiar la dinámica poniendo el doble nueve con Giacomini, pero también se tuvo que retirar Darío Cáceres por una mala caída en la búsqueda de una pelota aérea.

El que se ubicó como lateral izquierdo fue Tomás Mantia que en la primera que llegó a fondo en una contra, quedó sólo y le pegó de zurda. La pelota cruzada pegó en el palo y salió hacia el lateral, podría haber sido un gran gol para completar un muy buen partido del 6.

El encuentro había entrado en un ida y vuelta constante casi sin posesión en el mediocampo. Llama manejaba todas las ofensivas del equipo de Pozo pero fallaban en la resolución. Alvarado respondía cuando podía y tuvo un remate prácticamente de la misma posición de Mantia, pero esta vez en los pies de Valiente que contuvo el arquero sin problemas. Podía pasar cualquier cosa y sobre el final apareció el desequilibrio.

De otra pelota parada, un córner, Carrizo quedó sólo en el fondo y después de un rebote colocó la pelota en el segundo palo, bien pegado al parante. Fernández, muy tapado, se estiró pero no la pudo sacar y la visita se llevaba los tres puntos.

Tuvo un par de chances más el local empujando en el tramo final pero no las pudo convertir y por mayor efectividad Gimnasia pudo quedarse con la victoria en Mar del Plata.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *