Juan Francisco Rago: «Jugar en Alvarado sería seguir los pasos de mi viejo»

El arquero Juan Francisco Rago, habló en Marca Deportiva Radio (FM 99.9) sobre una posible incorporación al plantel de Alvarado para la próxima temporada: «me gustaría defender los colores de un club de mi ciudad», agregó. Viene de ser dirigido en Ferro de pico por el propio Giganti.

Juan Francisco Rago sueña con jugar en Alvarado.

Alvarado ya está pensando en la próxima temporada. Algunos pocos jugadores del plantel serán tenidos en cuenta por Mauricio Giganti mientras que hay otros que no seguirán en el club.

Dentro de esa última lista están los arqueros Mauro Beltramella y Rodrigo Barucco, por lo que habrá que salir al mercado a buscar porteros para el club. Uno de los primeros nombres que ha surgido es el de Juan Francisco Rago, hijo de una de las grandes figuras que ha tenido el club en su historia y que además, está por estas horas en la ciudad luego de terminar el año en Ferro de Pico.

En Marca Deportiva Radio (FM 99.9), Rago afirmó que «todavía no hablé con nadie de Alvarado, pero me hablaron de Ferro de Pico porque me quieren renovar. Recién estamos viendo». Si bien es prematuro, no dudo en asegurar que «si saldría la posibilidad de Alvarado estoy con muchas ganas porque es mi ciudad y podría compartir cosas con mi viejo».

Uno de los puntos a favor en la llegada de Rago, es que viene de tener como entrenador al propio Giganti: «a Mauricio lo conozco como técnico y es bárbaro, conoce mucho la categoría. Si me llaman bienvenido sea», agregó. Si bien reconoció el contacto de Ferro, no estaría dispuesto a volver al club pampeano: «estoy esperando que salga algo mejor, pero le agradezco mucho a Ferro porque me han tratado muy bien, tanto los dirigentes como los jugadores y los hinchas», dijo casi como en una despedida.

Parece, en las palabras de Juan Francisco, que si existe el llamado no habrá mucho para charlar: «mi viejo es mi ídolo, jugar en Alvarado sería seguir sus pasos y además defender a mi ciudad que es algo que me gustaría», señaló. Es una forma también de cumplir un sueño y que «Pancho», su padre, pueda verlo defender los colores con los que marcó la historia: «algunas lágrimas se le van a caer a mi viejo si me ve con la camiseta de Alvarado», señaló.