Gustavo Álvarez: «En Aldosivi me sentí útil para el proyecto»

El ex entrenador del «Tiburón» cerró sus habituales #MiércolesdeÁlvarez por Marca Deportiva Radio (FM 99.9) analizando su paso por el club: «el entrenador que venga debe coincidir con el proyecto del club», se animó a anticipar.

Gustavo Álvarez analizó su paso por Aldosivi (Foto: Prensa Aldosivi)

Gustavo Álvarez cerró en Marca Deportiva Radio (FM 99.9) su ciclo #MiércolesdeAlvarez donde habitualmente se explayaba en el análisis de su equipo. En este caso, ya como ex entrenador, hizo un repaso por su ciclo.

«El balance es negativo, el análisis es la reconstrucción del plantel en dos tercios, de 21 a 14 jugadores. Clubes como Aldosivi les pasa eso, pero doy fe del esfuerzo que se hizo para tener un plantel con jerarquía», dijo sobre las ocho fechas que pudo dirigir en la presente SuperLiga.

Más allá de los atenuantes que tuvo en cuenta al analizar el rendimiento, fue autocrítico también: «hubo jugadores que llegaron de otras ligas y se tuvieron que adaptar, tuvimos lesiones, algunos fallos arbitrales desfavorables que nos jugaron en contra. Lo que no nos llevó al triunfo fue no encontrar un equipo equilibrado, es el principal motivo de la poca cantidad de puntos y el déficit en el funcionamiento del equipo».

No hizo la tarea sencilla de echarle la culpa a los dirigentes, por el contrario dijo que «para resolver un problema hay que sentirse parte, no señalar. Sería muy injusto cuestionar la forma de incorporar y como se armo. Fue la misma forma exitosa de la temporada anterior».

La situación había llegado a un límite en el partido contra Unión y lo había indicado en uno de sus miércoles también: «era una final», palabras que habitualmente no utilizaba: «no había vuelta atrás, era una decisión tomada. No me gusta tomar decisiones en caliente. El equipo necesitaba un click de carácter y funcionamiento contra Unión y le explique el análisis a la dirigencia el día anterior del partido y como sería el futuro con un buen y con un mal resultado», comentó sobre aquél último encuentro.

Uno de las decisiones más criticadas fue la inclusión de Lucas Villalba como volante central, pero lo volvió a defender: «para ser competitivo necesitas 3 o 4 jugadores polifuncionales para utilizar mejor el presupuesto y por eso hablé con Villalba, Fara, Evangelista y Gino que los utilizaría en distintas posiciones. Si el equipo no funciona y juega mal, parece que las decisiones son erradas y los jugadores no son buenos. No fue un invento, sino una decisión que estaba hablada y entrenada», remarcó.

Sin embargo, hubo un momento en el cuál el equipo pareció caer en un pozo del que ya no pudo salir desde lo anímico. Álvarez definió ese momento preciso: «el punto de inflexión fue el gol de Patronato. Ese día el equipo se replegó y dejó de hacer un buen partido por un cuidado excesivo de la ventaja. Pusimos el riesgo el resultado nosotros y anímicamente fue el golpe del que no nos recuperamos más«.

Su relación con el «Tiburón» fue especial y mutó desde su llegada hasta la despedida. Al menos así lo advirtió él: «por mi forma de ser, me involucro mucho con los proyectos. Me sentí muy cómodo y por eso acepté la renovación temprana de contrato, me sentía cómodo y útil para el proyecto. Cuando eso pasa no hay nombre de club ni plata que me haga cambiar. Empecé a ver el proyecto del club como propio, tan propio que cuando vi que mi ausencia sería lo mejor tomé la decisión sin temblarme el pulso. Salgo de un lugar donde me sentí muy útil, comencé observado, luego me sentí respetado y por último, querido por el hincha, el socio, el periodismo».

Más allá de que no se dieron los resultados, destacó el trato que ha tenido con el plantel que todavía está en plena competencia: «en este plantel me sentí rápidamente respetado y querido, por eso vi que sufrieron el último partido. Tenían una presión por el respeto mutuo que nos tenemos. Nunca me sentí tan querido como con este plantel, eran como si fueran mis hijos«, puntualizó.

Su despedida no estuvo cargada del componente emotivo, no hubo lágrimas, tristeza ni nada por el estilo. Era lo que Álvarez buscaba: «quería que me recordaran con una sonrisa, porque en dos años pasamos muy buenos momentos».

Todavía no sabe Aldosivi quien tomará los hilos del plantel, pero para el ex DT «hay que buscar el entrenador que crea indicado para el proyecto, coincidiendo el proyecto personal con lo institucional. La idea de juego y sistema táctico es algo que se hablará con el nuevo entrenador. La gente tiene que apoyar al nuevo entrenador porque se tiene que sentir así, liberado», finalizó,