Volvió el público, pero Alvarado no pudo sumar

El equipo de Gastón Coyette cayó 1-0 como local ante Estudiantes de Buenos Aires padeciendo los mismos problemas que en las ultimas jornadas de frente al arco. Acumula su cuarta derrota consecutiva y se aleja de los objetivos. El único gol, en el primer tiempo, fue de Enzo Acosta.

Los jugadores de Alvarado en el saludo previo al inicio del juego (Foto: Prensa Alvarado)

Era una tarde de fiesta. El público de Alvarado pudo volver a las tribunas del Minella para alentar a sus jugadores, pero el «Torito» no pudo con Estudiantes de Buenos Aires y cayó 1-0 acumulando su cuarta derrota al hilo en la Primera Nacional. Como pasó en otras ocasiones, tuvo oportunidades pero falló de cara al arco.

El local salió con ímpetu y juego a llevarse por delante al rival. Tuvo desde el primer minutos buenas combinaciones y chances de gol. Vidal fue el primero en probar de media distancia y se encontró con la resistencia de Centurión. Los delanteros estaban activos y además, el equipo de Coyette tenía la pelota en campo rival casi todo el tiempo.

Increíblemente, en la primera llegada profunda al área, la visita se puso en ventaja. Franco Lonardi metió un centro al segundo palo donde Enzo Acosta entró sólo ya que había perdido su marca Darío Cáceres y de cabeza la pegó al palo para ponerse en ventaja. El «Torito» volvió a insistir con su juego pero Bolzicco quedó mano a mano con Pedro Fernández y el arquero resolvió muy bien tirándose al piso pasar sacarle literalmente la pelota del pie.

Los centros eran la herramienta más clara para los marplatenses que tenían buenos envíos. Primero en los pies de Cáceres que cabeceó débil el otro lateral, Mieres y luego en un centro de Astina donde Cadenazzi le dio como pudo mientras lo sostenían y Centurión respondió bien.

Eran buenas las intenciones del equipo de nuestra ciudad, pero no podía ser claro en los metros finales. En una contra luego de un córner, Estudiantes metió un cambio de frente y cuando regresaba Vidal se la quiso bajar con el pecho a Pedro Fernández, se quedó corto y le dejó la pelota a Bolzicco. El delantero estaba tan sólo que tuvo que improvisar y otra vez tirándose al piso, el arquero pudo cachetearle la pelota para alejar el peligro.

La más clara después de algunos minutos sin llegadas fue con otro centro desde tres cuartos de cancha de Mieres que peinó Cadenazzi y detrás, Astina cerró la jugada poniéndole el pie al balón, pero se fue desviado. La pelota la tuvieron los de Coyette, intentaron con sus herramientas, pero fue más preciso el rival y se fue en ventaja al descanso.

Todo el partido, la visita trató de entorpecer el tránsito de la pelota con muchos jugadores en la zona media para que le costara trabajo a los marplatenses encontrar espacios mientras movía el balón. Tuvo una oportunidad Malagueño ingresando por el segundo palo pero cuando le puso la cabeza al centro, se fue desviada.

Los intentos de Alva eran reiterados con centros buscando al menos una segunda jugada. Tuvo un cabezazo de Vitale para empatarlo y quizas la mas clara, un fuerte remate sobre el final de Leandro Navarro haciendole honor a su apodo que saco de manera brillante Centurión.

También pudo haberlo perdido por mayor diferencia ya que jugado en ataque, Vitale pifió un despeje siendo último hombre y ahí estaba el ingresado Toloza para llevarse la pelota. Demoró mucho la decisión ante Fernández y se rehizo el mediocampista central. Mas cerca del final lo tuvo el ex-Alvarado Nicolás Rinaldi en un dos contra uno, pero en vez del pase eligió el remate y Fernández le negó el gol.

Otra vez hizo todo el gasto pero falló en la definición y por eso se quedó sin premio en el Minella. Las tribunas con su público fueron un incentivo pero no pudieron solucionar los problemas que acarreaba el plantel desde hace algunos partidos. Ahora acumula cuatro derrotas consecutivas en el certamen y se aleja de los objetivos planteados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *