Alvarado no aprovechó sus chances y cayó en el Minella

El «Torito» tuvo oportunidades para abrir el marcador ante San Martín de San Juan incluido un penal que tiró afuera Cadenazzi. En la última jugada de la primera parte, Maximiliano González anotó el único gol de la tarde-noche. En el segundo lo intentó con más empujes que ideas pero no pudo y fue derrota 1-0.

Fernando Ponce fue uno de los más profundos en ataque (Foto: Florencia Arroyos)

Después del triunfo ante Nueva Chicago, Alvarado debería ratificar lo hecho en condición de local. Sin embargo, perdió 1-0 con San Martín de San Juan en el Minella por la tercera fecha de la Reválida.

Felipe Cadenazzzi erró un penal en el final del primer tiempo y un minuto después se dio el gol que definió el partido y en los pies de un ex «Torito». También contó con un par de mano a mano donde se destacó el arquero Cozzani.

Alvarado tomó las riendas del partido y llegaba con opción de convertir. Ponce hizo una muy buena jugada con Marcos Astina que le devolvió una pared de taco ingresando al área; pero el balcarceño no llegó a definir e incluso se pidió penal por empujón del marcador que venía por detrás.

A la visita le costaba generar fútbol porque el «Torito» lo presionaba bien e intensamente en la línea de mediocampistas. Cuando podía cruzar ese sector, intentaba profundizar y lo hizo sobre el cuarto de hora con un centro del lateral Aruga que cabeceó Lucas Campana en soledad, pero fuera de los límites del arco. El partido tenía buen ritmo y ambos trataban de mover la pelota por bajo.

Matías Giménez en ese intento, se animó desde afuera a buscar el segundo palo de Pedro Fernández y pasó muy cerca. San Martín había empezado a dominar más la pelota y los ritmos del encuentro. La respuesta la tuvo Vidal con un extraño disparo desde tres cuartos de cancha que se le metía a Cozzani pero voló y la tiró al córner. San Martín atacaba y Alvarado contragolpeaba.

A los 31, un despeje defectuoso de la defensa sanjuanina lo dejó a Vidal mano a mano con Cozzani y el arquero respondió con el pie ante la definición baja buscando el palo para salvar lo que era el primer gol. La visita presionaba a la salida rival que siempre intentaba ser por bajo. Así ganó varias pelotas con peligro. En una de ellas, Pablo Ruiz probó de media distancia a Pedro Fernández que respondió muy bien.

Sobre el final del primer tiempo llegaría la jugada para abrir el marcador. Una buena combinación entre Malagueño y Mieres terminó con un centro al área donde lo tomaron a Cadenazzi y Pablo Dóvalo cobró penal. El propio 9 se hizo cargo de la ejecución pero la pelota se fue desviada cuando buscaba un palo. Gran oportunidad desperdiciada con tiempo cumplido. Lo que no se hace en un arco, se paga en el otro. Un tiro libre al borde del área terminó en una serie de rebotes, pero Maximiliano González, un ex Alvarado, marcó el 1-0 pegándole al otro palo opuesto de Fernández. 0-1 para irse al descanso.

Marcos Astiana aportó desequilibrio sobre todo en el primer tiempo (Foto: Florencia Arroyos)

Si bien había logrado la ventaja, San Martín no se conformó y ya al minuto tuvo el primer remate que exigió a Fernández. Era una advertencia para el «Torito» que debía salir a buscar el partido pero no descuidarse en el fondo. Las necesidades eran para el dueño de casa y lo salió a buscar tratando de recuperar alto después de alguna pérdida; pero cuando tenía la pelota el equipo de Ferrari, lo manejaba con tranquilidad. Berterame estaba muy activo por derecha y con un centro a lo 10 minutos, se lo perdió Giménez que estaba sólo. La tiró por encima del travesaño de cabeza.

Coyette hizo una apuesta. Mandó a la cancha a Juan Ramón Alsina por Mieres dejando una línea de tres en el fondo, Ponce más liberado por una banda y Malagueño por la otra. Si bien podían avanzar, fallaban en la última puntada, en el tercio final de la cancha. Por eso ingresó luego Robertino Giacomini y fue el lateral balcarceño el que abandonó el campo.

A pesar de ello, no encontraba claridad para generar una situación clara de gol. San Martín ya no atacaba porque el resultado le venía muy bien y como no lo inquietaba demasiado el equipo de Coyette; esperaba que pasaran los minutos nada más. Vidal y Astina no podían pesar en la creación junto con Malagueño y el ingresado Molinas.

Alvarado empujó y empujó, lo metió al rival adentro de su propia área pero a medida que pasaban los minutos, más difícil parecía que pudiera encontrar alguna jugada con claridad. La pelota parada tampoco le pudo dar la solución porque los centros eran despejados sistemáticamente.

En su regreso al Minella, no pudo sumar puntos que hubieran sido importantes, pero todavía seguirá en la pelea en las 4 fechas que restan dentro de esta Zona Reválida.