Finamente, sin público visitante

Aprevide confirmó que el partido ante Boca del sábado a las 17.45 no se jugará con público visitante. Mañana comenzará la venta de populares. La palabra de Sebastián Navarro y Jonathan Benedetti luego del entrenamiento.

«Lo fui a festejar con mis amigos que viajaron a bancarme», dijo Benedetti.

Más de una semana de rumores se dieron por tierra esta tarde cuando el Aprevide confirmó que el partido del próximo sábado a las 17.45 en el Minella entre Aldosivi y Boca Juniors no contará con la presencia del público visitante.

Mientras todo parecía indicar que sí, el hecho de que, aunque gane el «Xeneize» no se podrá consagrar campeón resultó un atenuante además de la movilidad de la hinchada del puntero del campeonato que llevaba un problema extra. El organismo de seguridad, terminó cortando por lo sano y el fútbol en Mar del Plata tendrá una sola hinchada, la del «Tiburón».

Justamente este miércoles a las 10 comenzará la venta de populares con un costo de 300 pesos y también comenzará la entrega del bono sin cargo para los socios con carnet al día.

VOCES PROTAGONISTAS

Después de la práctica de hoy, hablaron en Marca Deportiva Radio (FM 99.9) tres de los titulares en el triunfo por Copa Argentina. Uno de ellos fue Sebastián Navarro quien destacó que «lo importante era ganar, pasar de fase y estamos contentos con eso. Pusieron mucha gente en el medio y nos costaba marcar, pero no lo entrenamos mucho tampoco, era el primer partido que jugamos juntos con Ledesma».

También agregó que el estado del campo de juego no era el mejor y atentó contra el partido: «la cancha era un desastre, pero nos pudimos acomodar rápido y estuvimos a la altura». Ahora espera su momento para volver al primer equipo, aunque sabe que están haciendo bien su trabajo los titulares: «son tiempos y momentos, creo que los titulares están bien y sigo entrenando para cuando toque».

Por otro lado, el goleador Jonathan Benedetti se refirió al gol agónico que le dio la victoria a su equipo: «fue impresionante, estoy muy contento y pudimos pasar a una fase a la que nos ha costado llegar históricamente». 

En cuanto al festejo pegado al alambrado, explicó que «lo fui a gritar con mis amigos que habían viajado a bancarme y a verme. Lo primero que pensé fue en festejarlo con ellos». Respecto del gol que anotó, hizo todo bien para sacarse de encima al arquero: «cuando la bajé, me quedó comoda para definir y el arquero quedó lejos, lo único que pensé fue en pegarle y gracias a Dios entró». 

De todas maneras, no fue casualidad, sino que habían pensado que sería una buena estrategia: «el arquero salía siempre, no podíamos jugarlo por abajo y hablamos de tirar esos pelotazos. Logramos un triunfo enorme y no es una cosa más para nosotros», aclaro´.