Alvarado volvió a la victoria en casa

El «Torito» sumó su primer triunfo en la temporada de la Primera Nacional y como local. Fue 1-0 ante Temperley por la sexta fecha con un gol marcado en el inicio del partido por Marcos Astina de tiro libre. Después tuvo muchas oportunidades de ampliar el marcador, pero le falta efectividad.

Algún día se tenía que terminar la racha y fue esta noche en el Minella. Alvarado volvió al triunfo después de cinco partidos al superar por 1 a 0 a Temperley pero podría haber convertido más goles.

Fue una sólida actuación del equipo de Coyette que no sufrió demasiado en su valla y además, de dominar las acciones perdió muchas oportunidades de ampliar el marcador.

El comienzo para el «Torito» no podía ser mejor. Cuando se estaban acomodando en el campo, mostraron que la presión iba a ser constante. Fue a pelear una pelota en el medio campo y forzó una mala entrega que derivó en una infracción cerca del área a Astina. El propio 7 la acomodó e hizo una delicada ejecución fuera del alcance Papaleo que se estiró hasta donde pudo pero la pelota ya estaba en el fondo del arco. Pronta ventaja para los marplatenses.

Estaban más metidos en el juego y atentos sobre todo a la presión. Vidal le robó una pelota a Bustos en mitad de cancha y lanzó en ataque a Giacomini. El ex Independiente le pegó cruzado y la pelota se fue apenas desviada. Daba la impresión que sólo era cuestión de tiempo que pudiera encontrar precisión para ampliar el marcador porque estaba bien parado en la mitad de la cancha y seguía exigiendo con la presión hasta que robaba el balón. Tuvo un par de disparos demasiado lejanos como para inquietar.

Recién a la media hora fue exigido Pedro Fernández con un remate de Campana que pudo tapar abajo y en el rebote, Pumpido ya estaba adelantado. Fue la única porque Alvarado seguía atacando. Primero tuvo una buena jugada donde Giacomini envió el centro al corazón del área donde despejó Gómez. Luego tuvo una construcción que empezó con Fernández, contó con una buena participación de Jaurena en el medio y cuando llegó el centro, Astina se la bajó de pecho a Navarro. Gómez, salvó el gol porque «la Bomba» tenía destino de gol.

Desde el centro del campo, a espaldas de los volantes, Alvarado dominaba el partido porque abría todos los espacios. Astina tuvo su segundo gol con un disparo que encontró la resistencia de Papaleo para que la diferencia no fuera más amplia. Se fueron al descanso con buenas sensaciones para el dueño de casa y muchas preocupaciones para Ruiz.

Temperley salió con otra actitud luego del complemento pero seguía inconexo y sin creatividad en el tramo final de la cancha. Alvarado, todo lo contrario, ni siquiera necesitaba grandes jugadas para llevar peligro. De un lateral, Astina se la bajó a Giacomini y el 9 reventó el palo de Papaleo. A pesar de la intención, el equipo de Coyette estaba más cerca del segundo gol. Parecía otra vez que sería sólo una cuestión de precisión.

Las oportunidades se sucedían pero no podía dar ese golpe de impacto que le permita cerrar la noche. Vidal y Astina por las bandas hacían la diferencia y el autor del primer gol pudo haber marcado el segundo. Fue con un remate a colocar desde la izquierda que pegó en el palo. Leandro Navarro hizo honor a su apodo y sacó otra bomba que se desvió en Vidal y casi se le mete a Papaleo que llegó a despejarla. No lo podía cerrar y era una preocupación latente.

Coyette mandó a Mantia a cancha y sacó a uno de los extremos volviendo a formar la línea de 5 como en el partido anterior. Las oportunidades se sucedían, porque Franco Malagueño que también ingresó hizo la misma jugada que antes Astina pegandole desde la izquierda y otra vez el palo evitó la segunda caída de la valla.

El «Gasolero» intentaba con los centros de Baldunciel y obligó a un par de intervenciones de Pedro Fernández pero eran disparos débiles que pudo controlar el arquero sin problemas. Vega estaba sólo en un tiro libre y le puso mal la cabeza a la pelota que se fue desviada. Era más voluntad que fútbol pero trató de intentarlo.

Alvarado sumó su primera victoria de la temporada jugando un buen partido pero sufriendo hasta el final porque todavía no encuentra efectividad. Sumar de a tres es una buena noticia en medio de la construcción del equipo.