Alvarado no tuvo un buen partido en Mendoza y cayó ante Gimnasia

El equipo marplatense perdió 2-0 con el dueño de casa en su visita a Mendoza. No tuvo un buen partido y le costó encontrar situaciones claras de gol. Los tantos fueron de Juncos en el primer tiempo y de Santiago López en el complemento.

La formación de Alvarado en Mendoza (Foto: Prensa Gimnasia)

Por segunda fecha de visitante consecutiva, Alvarado no tuvo una buena presentación y estuvo lejos de sus mejores versiones tanto defensivas como ofensivas. Esta tarde, perdió 2-0 ante Gimnasia de Mendoza por la Primera Nacional en una cancha difícil para jugar al fútbol.

El primer tiempo no fue sencillo para el equipo marplatense porque trató de atacar por las bandas con Darío Cáceres y Santiago González, pero le costó crear situaciones de gol. Como contra partida, el dueño de casa empezó a inquietar. Primero con un tiro libre de Llama que pudo contener el arquero y un centro que desvió de cabeza Santiago López pero pasó cerca del palo.

La presión que trataba de ejercer del equipo de Diego Pozo sobre el arco rival buscaba provocar algún quiebre en el partido. Eso lo logró a los 19 minutos cuando luego de una jugada con algunos rebotes en el camino y en una pelota parada Joan Juncos la empujó para poner el 1-0 tempranero en favor del equipo que vestía de gris en la tarde mendocina.

Al «Torito» le costó bastante hilvanar juego porque no tenía la misma conexión entre líneas de otros encuentros, pero aún así fue en búsqueda de Cadenazzi para la culminación de la jugada. La más clara la tuvo el centro delantero que, después de un rebote en un defensor, tuvo un remate que se fue apenas desviado del arco. También es cierto que la cancha no colaboraba demasiado ya que tenía muy pocos espacios de césped a lo largo del campo.

El equipo local fue efectivo y por eso se terminó yendo en ventaja en los primeros 45 minutos de un encuentro parejo pero con pocas situaciones para los marplatenses.

En el inicio del complemento, Gimnasia avisó con una muy buena jugada que inició Juncos y luego de un centro pasado que bajaron hacia el medio, llegó la descarga al borde del área donde el experimentado lateral Gabriel Vallés remató como venía. El tiro se fue apenas desviado ante el desesperado intento de Pedro Fernández de sacarla.

Después de esos primeros minutos, Alvarado le robó la pelota y empezó a moverla por el frente de ataque. No podía encontrar la profundidad necesaria para generar situaciones de gol. Franco Meritello se volvía una muralla en el fondo y era difícil superarlo. No tenía precisión y por eso, parecía que sería una tarde complicada.

Cuando estaba en esa búsqueda de precisión, apareció un saque lateral que terminó en gol. La pelota fue para Juncos que rebotó de primera para el ingreso de Santiago López. El volante cambió el ritmo, se metió en el área y definió cruzado fuera del alcance de Pedro Fernández. El 2-0 parecía un resultado demasiado amplio para el fútbol que había mostrado el equipo de Coyette.

Lo intentó, pero no tuvo claridad en todo el partido. Se repitió en pelotazos luego de abrir la cancha por las bandas, pero no tuvo precisión tampoco porque aparecían los defensores locales o bien el arquero para cortar los centros. La única intervención de Tomás Giménez con peligro fue recién a los 92 minutos con un remate de Mauro Valiente.

Los cambios no le cambiaron demasiado la ecuación a Coyette y suma su segunda derrota consecutiva fuera de casa en el certamen, pero todavía en una posición expectante y buscando la mayor regularidad posible en un campeonato muy parejo.