Lugüercio: «Asumo el compromiso de seguir luchando, me quedo»

Así confirmó en Marca Deportiva Radio (FM 99.9), Pablo Lugüercio su continuidad en Aldosivi. A pesar de que tenía la decisión tomada de irse, se revirtió en los últimos días: «me cuesta dar la espalda a la gente del club con quien me encariñe mucho. Asumo el compromiso de buscar mi mejor versión en estos 16 partidos, tienen que ser los mejores de mi carrera», anticipó.

Pablo Lugüercio confirmó que se queda en Aldosivi.

Parecía que se iba, pero al final se queda. Pablo Lugüercio confirmó en Marca Deportiva Radio (FM 99.9) que continuará ligado a Aldosivi hasta junio de 2017 en una decisión que no fue nada fácil.

Es que tenía decidido abandonar la institución, pero finalmente hubo factores que lograron revertir ese pensamiento. Justo a dos años del ascenso a Primera División, el «payaso» se mostró emocionado por recordar ese momento: «pasaron los dos años muy rápido con la vorágine del fútbol y hasta cuesta disfrutarlo», indicó.

Hoy la situación del «Tiburón» no es sencilla, pero para Lugüercio es algo que les ha pasado a muchos clubes y hoy les toca sufrir a ellos: «el fútbol en Argentina es muy parejo y los equipos que pelean el descenso le hacen partido a los grandes. en los torneos largos y las contrataciones que pueden hacer después te sacan ventaja. Sabemos que estamos en una situación difícil, pero estamos a tiempo para todo».

No queda otra entonces para el mediocampista (cada vez más delantero), que pelear por mantenerse: «sabíamos que podíamos pasar por esto. Uno siempre tiene la ilusión de estar arriba, pero somos un equipo nuevo y lleva tiempo establecerse. Hay que luchar». 

Al momento de confirmar su decisión, no anduvo con vueltas y sonó muy sincero en sus motivos: «me quedo. Se me hace difícil, ya había tomado una decisión por distintos motivos en el día a día. El tema de la edad y el cansancio también pesaba. A esta altura, uno no creía que íbamos a estar en esta situación. Lo primero que influyó fue que no podía irme porque podía perjudicar a los compañeros por el puesto a ocupar y las pocas incorporaciones que se pueden hacer», explicó.

Pero principalmente, tiene un compromiso con la institución que va más allá de todo y, como si de una pulseada se tratara, eso terminó inclinando el brazo hacia los motivos que le tiraban para quedarse. «Me cuesta dar la espalda a la gente del club con quien me encariñe mucho. Asumo el compromiso de buscar mi mejor versión en estos 16 partidos que quedan y es la manera en que me lo tomo ahora», dijo Pablo.

La decisión de abandonar el club la había tomado principalmente después de la salida de Fernando «Teté» Quiroz y la manera en la cuál se trató en ese momento a los jugadores y al propio entrenador: «dolió la forma en que salió Teté. A nosotros se nos juzga como persona y a veces tenemos buenos y malos semestres según las situaciones que tenemos. A veces te cuesta mantener un nivel toda tu carrera. La forma en que se fue Teté no fue la mejor y había influido en la decisión», remarcó.

Esta idea ya estaba en su cabeza desde hace tiempo, pero la situación angustiante que está atravesando el grupo respecto del descenso, lo llegó a replantearse todo: «hace dos meses más o menos que les comuniqué a mis compañeros y a los dirigentes que quería irme porque pensé que a esta altura el equipo tendría otra tranquilidad. Como no es así, asumo el compromiso de seguir luchando. Cuando termine el torneo, quiero irme tranquilo», afirmó.

A punto tal, deberá sacrificar cosas que su familia se irá de la ciudad y él se quedará sólo estos meses: «me quedo sólo acá, mis hijos y mi mujer se vuelven a La Plata; pero comprendieron el sentimiento por el club».

La llegada de Franco obliga a hacer cambios profundos desde lo táctico, pero también en el nivel de entrenamiento y eso para Lugüercio es un tema importante que lleva a comprender el presente: «todo el plantel tiene la cabeza abierta para aprender de Franco. Le teníamos un gran cariño a Teté, pero cada cuerpo técnico tiene su estilo y su forma. Para muchos la forma de trabajo de Franco es nueva», resaltó el ex Racing.

A punto tal ha cambiado todo que se quedará en Aldosivi para jugar de centro delantero que es el puesto donde lo quiere Franco: «quiero aprender, no me cuesta jugar de 9. Esa es la mentalidad que tenemos que tener todos. En estas semanas, cada vez que nos vamos del predio la hacemos con la tranquilidad de que damos absolutamente todo y es la manera de mejorar«, dijo.

El cariño que ha recibido desde que se puso la camiseta del «Tiburón» por primera vez, lo han llenado de una manera particular, más allá de lo que pase dentro de una cancha. Según las palabras de Lugüercio «es la forma de devolver todo». «La confianza que la gente del club me ha dado, desde los hinchas, los dirigentes y mis compañeros también pesaron en la decisión de quedarme, no podía dejarlo de lado. Tengo que jugar los mejores 16 partidos de mi vida», se planteó como objetivo.

Por último, sabiendo que convivirá con la gente de Aldosivi durante 6 meses más, pidió paciencia para el trabajo que realizan: «hay que disfrutar el momento donde estamos porque a todos los clubes les cuesta mucho mantenerse. Hay que ser optimista y acompañar este momento que tanto ha deseado el hincha», finalizó.