Alvarado trabajó para ganarlo, pero sumó un empate frente a Tigre

El «Torito» jugó un muy buen partido ante Tigre, pero le costó definir lo que generó. Fue empate 1 a 1 en el Minella por la fecha 10 de la Primera Nacional. Abrió la cuenta Tomás Fernández y en el complemento empató Prieto en contra. Antes del final de la primera parte, Zenobio le contuvo un penal a Giacomini y sobre el final, se fue expulsado el goleador del campeonato, Pablo Magnin.

Alvarado mereció más ante Tigre.

Alvarado jugó ante Tigre como si de una final se tratara. Sometió durante gran parte del cotejo a su rival, pero no tuvo eficacia en los metros finales. Por eso fue empate 1 a 1 en el Minella pero más allá del punto, el saldo es seguir siendo altamente competitivo ante los mejores planteles de la categoría.

En el principio del partido, Tomás Fernández abrió la cuenta en el inicio del partido luego de una pérdida del local y paradójicamente, después de jugar muy bien, llegó al empate con un error puntual del rival. Zenobio, arquero que perdió un largo invicto, le contuvo un penal a Giacomini y se fue expulsado Pablo Magnín.

Desde un primer minuto por la presión e intensidad de ambos en la presión había poco espacio en el mediocampo. El conjunto de Victoria siempre iba a presionar y a los 5 minutos, después de recuperar el balón, llegó el primer gol. La robó Ijiel Priotti, cedió para Sebastián Prediger que con mucha calidad la pinchó para la llegada de Gabriel Compagnucci. El ex Alvarado fue hasta el fondo y tiró un preciso centro que no pudo cortar Fernández y por detrás apareció Tomás Fernández para empujarla al gol. En el primer ataque en profundidad se abría el marcador.

La respuesta del local fue con juego. Empezó a inclinar sus ataques a la izquierda donde podía lastimar con Astina asociandose a Darío Cáceres o Leandro Navarro. La única situación, sin embargo en la que pudo inquietar a Zenobio fue con un remate de media distancia de Julián Vitale que contuvo sin problemas el arquero. Tenía el dominio del balón y atacaba con todo el equipo, pero no podía llegar a posiciones certeras de gol porque había una buena tarea del tandem defensivo Menossi-Prediger por el centro.

El «Torito» mantuvo un ritmo de juego muy bueno atacó con mucha gente, con mucha movilidad, recuperando la pelota cerca del área rival y combinando para avanzar. Lo único que le faltó a un muy buen primer tiempo del equipo de Coyette fue tener precisión cerca del área. Tigre no podía salir de su propio campo, no tenía la pelota y eso lo terminaba pagando con un despliegue físico también muy grande.

El empate era poner justicia en el marcador. A los 41 minutos, Prediger le hizo una infracción a Astina al borde del área y cuando disparó Navarró pegó en la mano del volante central que estaba en la barrera. Rey Hilfer cobró penal y Felipe Zenobio pudo mantener su valla en cero (no le convierten desde la primera fecha) atajándole el disparo a Giacomini. Resultaba injusto que Alvarado se fuera al entretiempo en desventaja, pero así sucedió.

En el complemento hubo unos minutos de imprecisión hasta que otra vez, los dirigidos por Coyette tomaron las riendas del juego. Vitale pudo haber marcado el ansiado y justificado empate con un cabezazo incómodo porque la pelota le llegó por sorpresa y ahí apareció Zenobio nuevamente para despejarla.

Si bien había generado mucho juego asociado, una serie de pifias le dio la oportunidad de empatar a los 21. Alsina anticipó en ataque cuando había despejado la defensa, Astina la metió al área y Zenobio esta vez falló en el cálculo. La pelota cayó y pegó en el pie de Alarcón para meterse en el arco vacío. Un gran desahogo, no porque fuera un gol elaborado, sino porque ponía justicia en el marcador.

Tigre respondió rápido con una llegada a fondo muy similar al gol, pero que terminó con la pelota por encima del travesaño. El equipo de Martinez parecía ahora con la intención de ponerse en ventaja nuevamente y tenía medio tiempo para hacerlo. Las ideas no fueron claras y por eso, otra vez Alvarado con su intensidad terminó haciéndose con el útil.

Terminó el partido con uno más el dueño de casa después de la expulsión del goleador del campeonato, Pablo Magnin por doble amarilla (la primera por protestar un lateral y la segunda por una infracción de atrás a Ledesma). Intentó con el ingresado Bogado por la banda derecha y hasta tuvo un remate al arco que tapó Zenobio. Tigre sumó preocupaciones por las lesiones de Luciatti y Prediger, además de la expulsión de su goleador.

Fue un gran partido, donde Alvarado mereció más. Hizo el trabajo para ganarlo pero fue empate 1 a 1 que demuestra el nivel de competitividad de ambos planteles. Ahora tendrá fecha libre el «Torito» pero sabrá que el camino sigue siendo el correcto.