Alvarado ganó un partido clave con los goles de Ramírez

El “Torito” tenía que sumar en el Minella ante un rival directo como Flandria y le pudo ganar 2-0 gracias a sendos tantos de Sebastián Ramírez, uno en el primero y otro en el segundo tiempo. En la visita se fue expulsado Murillo en el complemento. Antes de la fecha libre, sumó tres puntos muy importantes.

Sebastián Ramírez celebrando el segundo gol (Foto: Florencia Arroyos – Club Alvarado)

Alvarado necesitaba sumar un triunfo esta noche ante Flandria en el Minella por lo que representaba el partido ante un rival directo como Flandria en el marco de la Fecha 21 de a Zona “A” en la Primera Nacional. Fue un 2-0 con muy buenos momentos para el equipo de José María Martínez que estiró su invicto como DT del “Torito”.

Desde un primer momento, el dueño de casa trató de tomar las riendas del partido con un esquema más ofensivo gracias al regreso a la titularidad de Albertengo y con José Luis Fernández un poco más retrasado para colaborar con Bellocq. Eso le dio dinámica por los costados con Ramírez y Vadalá. Más allá de unos minutos donde sin claridad, la visita atacó y tuvo la pelota en campo rival, empezó a justificar lo que luego se transformaría en el primer gol.

Tuvo una oportunidad con Nicolás Ihitz a quien le quedó la pelota atrás luego de un par de rebotes en el área incluido un despeje de Perafán con los puños. El remate de media vuelta del lateral se fue apenas desviado. Después contó con una segunda jugada de córner donde el rebote le quedó en el área a José Luis Fernández que cayendose ensayó un remate. Perafán la sacó hacia el segundo palo y le pegó a Robledo en el muslo pero se fue apenas desviada.

Recién a los 43 minutos llegaría el gol en una jugada también con muchos rebotes. Malagueño fue hasta el fondo y tiró el centro por bajo atrás para Ramírez. El primer remate se lo taparon y en el rebote la cubrió Albertengo para la llegada del 7 nuevamente. La cruzó con un remate potente al segundo palo para ponerse en ventaja justo antes del final del primer tiempo.

El golpe era certero y tenía que ir por más para cerrar el partido en la segunda parte. Rápidamente pudo haber convertido nuevamente Ramírez que quedó sólo en el corazón del área y la tiró por arriba del travesaño en su afán de pegarle fuerte. La figura de la cancha ya a esa altura, seguía marcando la ventaja por la banda derecha y con la movilidad de los delanteros, parecía estar todo el tiempo al borde del segundo tanto.

Los espacios se hicieron aún más visibles cuando por un codazo en la mitad de la cancha Murillo vio la roja directa. Quedaba más espacio y era momento de empezar a controlar el partido. Flandria inquietaba con la pelota parada cuando Alvarado le cedía tiros libres, pero le costaba mucho progresar con claridad.

Hubo un remate de Vadalá que sacó Perafán, una pelota en profundidad que el arquero salió a cortar justo antes que llegue al propio ex Boca, un remate cruzado desde la puerta del área de José Luis Fernández que pegó en el palo hasta que, en un córner, el rebote le volvió a quedar a Vadalá y el 11 tiró un preciso centro al área donde estaba Ramírez para empujarla ante el arco vacío.

Era el 2-0 que le daba la tranquilidad para manejar el encuentro, permitir los debuts de Rebecchi y Boasso que se dieron a lo largo del complemento y desatar una verdadera fiesta en el Minella donde el público recibió con fuegos artificiales al equipo como previendo lo que podía pasar esa noche.

Ahora tendrán fecha libre el próximo fin de semana, esperará resultados pero sabe que su trabajo lo ha hecho bien, ha tenido una buena actuación y tendrá que seguir trabajando para continuar por esta senda.