Se terminó la mala racha: ganó Aldosivi después de 8 partidos

El equipo de Martín Palermo pudo superar como local a Independiente por 1 a 0 en el Minella y cortó la mala racha de 8 derrotas al hilo. Al principio del partido, Cauteruccio anotó el único tanto y luego se dedicó a defender la ventaja con mucho sacrificio y entrega. Sobre el final fue expulsado Barreto en la visita. El próximo jueves visitarán a Newells desde las 16.45.

Martín Cauteruccio gritando el gol en el inicio del partido (Foto: Prensa Aldosivi)

Aldosivi pudo cortar con esa mala racha que tanto preocupaba. Consiguió la victoria 1-0 ante Independiente como local por la fecha 16 del torneo de la Liga Profesional de Fútbol (LPF), gracias a un tempranero gol de Cauteruccio que tuvo que defender con uñas y dientes hasta la última pelota.

A diferencia de otras fechas, en los primeros minutos, el «Tiburón» comenzó golpeando. Cauteruccio presionó a Romero y recuperó la pelota. Construyeron bien la jugada con pases cortos para que Braida quede de frente al arco y habilite al propio centro delantero. Primero el uruguayo ganó la posición ante su marcador y cuando salió Sosa se la picó por encima del cuerpo. Exquisita definición para un rápido 1-0.

El «Rojo» tardó en responder pero lo hizo, sobre todo por la banda derecha donde defendía Fernando Román y Gabriel Hauche lo respaldaba. Las subidas de Bustos y la habilidad de Martínez empezaron a dar las primeras alertas de la tarde. A pesar de ello, no generó peligro para Devecchi. La actitud de los jugadores marplatenses no se podía discutir y le permitía disputarle bien la pelota al rival, recuperarla y salir de contragolpe cuando podía porque había espacios.

Las dos primeras situaciones claras las tuvo de pelota parada el equipo de Falcioni. Primero con Insaurralde que cabeceó sólo en un tiro libre y se encontró con Devecchi que la tiró afuera. En el córner siguiente, Barreto volvió a poner la cabeza al envío y el travesaño terminó salvando lo que era el empate.

La pelota y la iniciativa eran de la visita mientras Aldosivi se defendía sin fisuras para que no lo pusiera en una situación complicada un rival con buen manejo de balón. De allí hasta el final, no tuvieron más opciones entre los intentos de Independiente que frustraba el equipo marplatense y las posibilidades que trataba de aprovechar el local cuando la tenía en campo rival.

Gabriel Hauche ante la triple marca (Foto: Prensa Aldosivi)

Para el inicio del complemento, Falcione mandó a cancha a Herrera y Roa mientras que Palermo hizo ingresar a Leandro Maciel por Gil Romero, que tenía alguna molestia física. Los dos siguieron aportando mucha dinámica y roce, pero poco fútbol. En ese contexto, Braida siempre era el que más la pedía y participaba en la construcción del juego.

El equipo de Avellaneda tenía ahora más gente en ataque, pero llegó con un pelotazo. Fue en profundidad a espaldas de Lucero, el siempre peligroso Velasco y le ganó el espacio hasta que tiró el centro atrás pegado a la raya. Jonatan Herrera llegó y luego de un rebote en López Quintana, Devecchi le tapó el remate cuando podría haber sido el empate.

Independiente lo seguía intentando con las mismas ganas con las que Aldosivi defendía la diferencia que supo conseguir en el inicio del partido. Hubo mucha entrega y jugadores que corrieron mucho para procurar que no queden espacios o para respaldar a un compañero en la marca.

Palermo tuvo que hacer más cambios porque se acalambró Miers que hacía mucho tiempo que no jugaba más allá de algunos partidos de Reserva para tomar ritmo. Fue reemplazado por Emiliano Insúa. También ingresó Grahl por Lodico para tratar de tener un poco la pelota, algo que le estaba faltando. Era difícil que aparecieran espacios en la granítica defensa marplatense, pero cuando aparecía un hueco, el «Rojo» lo trataba de aprovechar.

Una pérdida de Cerro que no estaba bien físicamente y luego fue sustituido, le dejó la pelota a Rodrigo Márquez que habilitó a Togni, pero le pegó cayendose y la tiró lejos cuando tenía una oportunidad clara de conseguir el empate. El «Tiburón» respondió con un centro de Fernando Román que cayó en el segundo palo donde entraba Grahl. El 10 se tiró al piso a espaldas de Togni, pero no llegó a empujarla.

Aldosivi empezó a utilizar el oficio que le ha faltado en otros momentos para aguantar el resultado, para hacer entrecortado un desarrollo que no le era favorable para poner nervioso a un rival que no encontraba claridad. Las cosas se facilitaron a los 42 minutos cuando Barreto cometió infracción en medio de un ataque promisorio y recibió la segunda amarilla.

Tuvo que sufrir y rezarle a los palos porque como los salvó en el primer tiempo, lo hizo en el final con un fuerte remate de Pozzo que pegó en el parante derecho de Devecchi. Le tenía que costar así, hasta el final y hasta con uno más, pero había que ganar cueste lo que cueste y eso consiguió manteniendo su valla en cero.