Pablo Corti: «No estaba cómodo en el club y por eso decidí volver a Castelli»

El referente de Aldosivi dejó de trabajar en las Divisiones Inferiores del club y se volvió a su pueblo natal, Castelli desde donde habló con Marca Deportiva Radio (FM 99.9): «sentía que no le era útil a la institución y no estaba de acuerdo con la coordinación».

Por Rodrigo Divito (@rodrigodivito)

Uno de los últimos ídolos de Aldosivi, dejó el club para volver a su pueblo natal, Castelli. Pablo Corti dejó su tarea en las divisiones formativas del «Tiburón» para regresar a casa donde seguirá trabajando. Los motivos de esta decisión los contó a través de Marca Deportiva Radio (FM 99.9) y fue crítico con la forma en que se está manejando el club.

«En realidad la coordinación ahora está a cargo de Fabio «Yagui» Fernández y Seba Cano y no me siento cómodo trabajando en el club. Siento que no le soy útil a la institución, había arreglado que iba a dirigir la liga local pero como no había empezado la competencia estaba viajando de delegado en las divisiones menores de AFA». Ese rol no le parecía un lugar donde pudiera sumar: «sentía que no tenía tanta influencia. Decidí dar un paso al costado para sentirme cómodo y darle al club la posibilidad de que llegue alguien más».

Sin dramatizar ni entran en polémica, simplemente no coincide con la forma en que se está manejando la coordinación y el Manager Ciro Lubrano por lo que decidió dar un paso al costado para no ser obstáculo: «son decisiones que ellos toman. En su momento dije que si para el torneo local, porque algo quería hacer. El club decidió que ellos sean los coordinadores y no estoy de acuerdo».

Claro que no es una decisión que tomó a la ligera porque sabe del cariño que tiene la gente del club por él e incluso el agradecimiento infinito que le expresan a cada momento: «duele irse pero lamentablemente no puedo hacer nada. Ese tema ya lo manejan los dirigentes y el manager. Tenía cualquier cantidad de mensajes, me mandaron muchos agradecimientos gente que ni siquiera conozco. Me voy contento con la gente porque se ve que algo he hecho en el club y dejé una huella linda. Esto deja el club, amigos y compañeros de trabajo».

Su impacto en la gente del club ha sido muy grande aunque a veces cuesta tomar dimensión de ello mientras se desarrollan las tareas cotidianas: «tomé dimensión después de que me retiré de jugar. Había gente que me hacía sentir como si estuviera jugando. Sé que le di mucho cuando había nadie quería agarrar. Ahí puse el pecho porque no había un peso, no podíamos traer jugadores. Lo que pasó con la muerte de mi papá también marcó a la gente porque lo fui a enterrar y al otro día me puse la camiseta para jugar, por eso estoy agradecido de por vida tanto por los momentos lindos y como los feos que he pasado en el club».

En el futuro no descartó un regreso pero por ahora necesita alejarse de una situación que evidentemente no le resulta cómoda: «si en enero cambian las cosas y me llaman, veré si tengo ganas de ir. Tienen que ver mucho los dirigentes y sus decisiones, pero veremos que pasa».

Ahora, en Castelli tiene un desafío más por delante porque seguirá perfeccionando su rol de entrenador: «la semana pasada había hablado con un equipo de Lezama que está para jugar la Liga de Chascomús. Ahora agarraré ese equipo hasta diciembre. Son 4 meses de competencia y estaré dirigiendo». Sabe que será una experiencia absolutamente amateur y eso le servirá: «se como se manejan acá y las cosas que me va a tocar enfrentar. Si la gente se engancha podamos sumar algunas cosas para mejorar».

La gente del «Tiburón» despide provisoriamente a uno de sus símbolos contemporáneos que en algún momento, tendrá una segunda oportunidad en la institución. Por ahora, parece difícil que pueda regresar bajo este esquema en el club.

Un comentario

  • Muchas gracias por todo, querido Pablito!
    Siempre serás un ídolo para todos nosotros, eternamente agradecidos.
    Lamentablemente, el club está manejado por gente pedante, que prioriza sus negocios personales, que los colores del club… Lo de Ciro LUBRANO, es indignante.