Alvarado perdió el invicto pero mereció mucho más (a pesar del arbitraje)

El «Torito» cayó 2-1 ante Defensores de Belgrano y sufrió su primera derrota del campeonato. Lucas Comesaña fue factor determinante porque se apresuró a expulsar a Fabián Sánchez cuando estaba 1-0 arriba el equipo marplatense, y después expulsó a Chávez dejandolo durante mucho tiempo con dos menos. Aún así, las mas claras luego de que el local lo diera vuelta fueron de los marplatenses.

Alvarado visitó a Defensores de Belgrano (Foto: Prensa Alvarado)

El comienzo del partido parecía muy complicado para los marplatenses. Al minuto nomás, Sandoval desvió un tiro libre en el corazón del área y la pelota pegó en el palo. Apenas un ratito después, un córner al primer palo se desvió en Facundo Pons y otra vez el poste le negó la apertura del marcador al «Dragón». Además de las llegadas, el control del balón era del local.

En la primera que tuvo el equipo de Coyette se puso en ventaja. A los 9 minutos un centro de Molinas al área chica lo pasó por poco a Pons y detrás entró Matías «Coquito» Rodríguez para cabecear de pique al piso dejando sin alternativa al arquero. Sin hacer casi nada, estaba en ventaja.

A partir de ahí empezaron a repartirse un poco más el dominio del balón porque tuvo cierto impacto el gol en el dueño de casa, pero unos minutos después ya estaba de nuevo pisando el área de Pedro Fernández. Pudo haberlo empatado a los 21 con un doble cabezazo en el área que se fue desviado.

Cuando estaba empezando otra vez a padecer por los laterales, parecía que Alvarado si se mantenía atento le podía robar algún balón en salida a su rival. Si bien sucedió, no lo pudo efectivizar con situaciones claras de gol. A los 21 minutos, Fabián Sánchez vio la tarjeta roja luego de cometer, según Comesaña dos infracciones con apenas un par de minutos de diferencia y se apresuró en mostrarle la amarilla en cada una de ellas. Alvarado se quedaba entonces con uno menos muy temprano.

Haciendo un gran esfuerzo igualó fuerzas con su rival y hasta se animó a atacarlo. Siempre por las bandas, Defensores de Belgrano se hacía fuerte. Por allí llegó a los 39 minutos para meter un centro atrás y la definición impactó en la mano de Ledesma que no tenía otro lugar para ponerla. Comesaña cobró el penal y lo amonestó. Pedro Fernández se hizo cargo y atajó el disparo de Iván Sandoval. Sin embargo, cuando eso sucedió, Ariel Chávez fue a increpar al árbitro nuevamente y le mostró la roja directa. Todo el segundo tiempo, tendría que ser con dos menos. Otro escandaloso arbitraje de Comesaña y todavía quedaban 45 minutos más.

En la última jugada del primer tiempo, Luque le ganó la espalda a Nahuel Menéndez una vez más, controló bien y enfrentó a Pedro Fernández definiéndole por debajo del cuerpo. Era el empate en un momento clave.

En el inicio del complemento no hizo modificaciones el entrenador del equipo marplatense y se las ingenió para tener un tiro de Molinas y una jugada en tandem de «Coquito» Rodríguez con Menéndez que terminó en un centro al primer palo donde contuvo el arquero ante la llegada de Pons.

Se hacía un esfuerzo enorme para cubrir espacios pero con tranquilidad, «Defe» empezó a hacer valer la diferencia. A los 10 minutos, Álvarez habilitó el recientemente ingresado Ilarregui que, como Molinas la semana pasada, la primera que tocó terminó en el 2-1 del local.

Alvarado no se daba por vencido. Con un centro de Molinas al segundo palo encontró sólo a Franco Ledesma y cuando le puso la cabeza al envío, apareció Monllor para sacarla milagrosamente. A los 19, una gran jugada individual de Victorio Ramis le dejó la pelota a Julián Vitale que apareció en el borde del área y le pegó tres dedos. El remate dio en el poste y nadie pudo llegar al rebote. Increíbles situaciones que tenía con dos menos.

Las más claras fueron para el «Torito». Ramis tuvo el suyo a pase de Vella y la punteó ante la salida del arquero pero se fue apenas desviado. Coyette mandó todo lo que tenía a la cancha incluido Astina para aprovechar los espacios que quedaban.

Fueron minutos finales para ver quien podía aprovechar ese contexto desvirtuado. Tuvo buenas chances con Ramis y Vella ya casi con el tiempo cumplido pero no tuvo puntería para traerse un punto. Tuvo también un remate de Astina de tiro libre y cuando iba cerca del palo, los dedos de Monllor evitaron el empate. En el córner siguiente, Lamardo de frente al arco le pegó a colocar y pasó muy cerca del palo. La última fue un cabezazo de Irazoque que otra vez chocó con el arquero para evitar la derrota.

Sin dudas, Alvarado mereció mas. En principio un mejor arbitraje, pero sacando eso, también mereció más desde el juego. Terminó en derrota, perdió el invicto pero se fue del campo con la cabeza en alto.