La lluvia no inspiró a Alvarado

El «Torito» volvió a perder como local su segundo partido consecutivo. Fue también 1-0 pero ante Barracas Central por la fecha 4 de la Reválida en la Primera Nacional. Carlos Arce anotó el único gol en el primer tiempo y en el complemento, a pesar de que las oportunidades las tuvo el local, Monllor fue figura.

Después de la derrota frente a San Martín de San Juan, Alvarado necesitaba sumar en casa para conservar las aspiraciones de clasificación a la próxima rueda de la Primera Nacional. Sin embargo, como local, volvió a caer por 1 a 0 y quedó lejos de esa pelea. Se produjo el debut como titular del juvenil Mauricio Pertierra con sólo 17 años.

A pesar de intentarlo en el complemento, Monllor fue clave para conservar la diferencia que le permite al equipo de «Chiqui» Tapia mantenerse como líder de la zona.

Desde el primer momento el local trató de imponer condiciones en una tarde de lluvia y mucho viento. La pelota la tenía el equipo de Coyette con Navarro manejando los hilos y las profundizaciones por la banda donde le faltaba encontrar precisión en los metros finales ya que los centros llegaban, pero la defensa de la visita estaba firme. Barracas estaba parado de contragolpe y era peligroso con el buen manejo del balón incluso en velocidad.

Luciano Romero era el lanzador y por el centro del campo habilitaba a sus compañeros. A los 17 llegó la más clara con un remate de Estigarribia aprovechando una «colgadita» del asistidor, pero Fernández achicó rápido y la sacó con su cuerpo. En el rebote la tiraron arriba del travesaño. Tres minutos después paso lo mismo pero esta vez Romero fue el que se enfrentó con el arquero que respondió de la misma forma evitando la apertura del marcador. Estaba más cerca del gol la visita y casi lo logra con un tiro lejano de Estigarribia que se desvió en el defensor y casi se mete en el segundo palo.

La visita le había sacado la pelota al «Torito» y eso es un problema porque además movía el balón con dinámica haciendolo correr mucho para cubrir espacios. Sobre la media hora pudo volver a tomarla e inquietó con un centro al segundo palo de Mieres que llegó a anticipar exigido Cadenazzi ganandole al arquero, pero no le dio orientación hacia el arco.

A los 34 minutos, en una jugada que parecía intrascendente, desde un lateral, Carlos Arce aprovechó un pase hacia atrás para pegarle con la punta del botín y sorprender a Fernández que no pudo taparla. Era el 1-0 merecido para los punteros de la zona por lo que había podido generar en ese primer tiempo.

Alvarado tuvo sus chances pero ya de contragolpe donde no podía generar demasiado juego en el medio. Cadenazzi se las ingenió para dejar atrás a su marcador usando el cuerpo y luego se equivocó en el pase a Vidal para dejarlo mano a mano. Se fueron al descanso con el local teniendo 10 jugadores porque un choque de cabezas obligó a la salida de Malagueño.

El mediocampista no volvió al campo y fue reemplazado por Iván Molinas mientras que el debutante Pertierra también salió de la cancha para dejarle su lugar a un delantero: Emiliano Bogado. A pesar de tratar de llevarlo por delante en los primeros minutos, de a poco, el conjunto que iba ganando el partido frenaba los tiempos y trataba de no tener la misma intensidad que en la primera parte. Vidal había pasado a jugar como lateral-volante en la izquierda para tratar de lastimar.

Le dio sus réditos porque Vidal pudo desbordar dos veces y tirar centros muy peligrosos al corazón del área donde no encontraron un destinatario seguro para poner en peligro el cero en el arco de Barracas. Por eso Coyette puso nuevamente el doble 9 con el ingreso de Giacomini por Astina para llenar de centros el área y buscar el empate.

La idea del entrenador empezó a funcionar porque tuvo una situación clara Felipe Cadenazzi ingresando sólo para atacar un centro de Vidal pero le salió de pique al piso derecho adonde estaba Monllor para contener sin problemas. Barracas sólo apostaba a una contra que encabece Romero, pero no las generaba. El viento a favor parecía empujar a los marplatenses en medio de la lluvia.

A los 32, de tiro libre, Vidal casi logra empatar, pero otra buena respuesta de Monllor le permitió sacarla al córner junto al palo. Cada vez que lo llamaron a aparecer, el arquero dio una buena respuesta, como a los 40 minutos cuando lo probaron con un remate desde el borde del área esquinado, y voló para enviarla al córner.

Por esa razón, no pudo quedarse algo más en un partido donde lo necesitaba. Ahora tendrá que seguir trabajando para sumar y esperar que los de arriba le den una oportunidad.