Alvarado quedó eliminado en los penales ante Tigre

El conjunto marplatense empató 1 a 1 con los de Victoria en el tiempo reglamentario y luego en los penales cayó 5-3. Mauro Valiente debutó con gol para empatarlo luego de que Enzo Díaz marcara el 1-0. Buena imagen del conjunto de Coyette en el inicio de una nueva temporada.

Protti ante la marca.

Alvarado quedó eliminado en los 32avos de final de la Copa Argentina en los penales, luego de empatar 1 a 1 con Tigre en la cancha de Quilmes. En la definición erró el primer penal Navarro y fue 5-3 para los dirigidos por Martínez.

El inicio fue con un par de llegadas profundas de Protti en Tigre y luego de un córner generado, en la contra Marinelli, el arquero y capitán fue a despejar muy lejos. Chocó en el despeje con Compagnucci y quedó tendido. El tobillo estaba lastimado y por eso, fue necesario el cambio para que ingrese Felipe Zenobio. Después de esa situación, la iniciativa la seguía manteniendo el conjunto de Martínez que tenía movilidad y aprovechaba las imprecisiones del «Torito» en la salida.

La movilidad de Protti era clave porque siempre aparecía con espacios por derecha. Tuvo la más clara con un mano a mano ante Pedro Fernández que esquivó al arquero y se quedó sin ángulo pegandole afuera. Luego fue el turno para Enzo Días con otra proyección por derecha donde entraba con mayor facilidad. Nuevamente el arquero del equipo marplatense tapó abajo y el rebote le quedó a Tomás Fernández que la tiró afuera. Zabala también intentó luego desde afuera pero desviado.

El equipo de Coyette trató de ser prolijo cuando tuvo la pelota pero no tenían demasiados espacios porque el rival no se los dejaba. Ante esos inconvenientes, trataba de cambiar de frente para mover un poco al bloque defensivo. No contó con situaciones claras frente al arco porque la única que pudo encontrar a Cadenazzi fue con un centro de Mieres que el 9 trató de impactar de taco cuando estaba adelantado.

Antes del final del primer tiempo se lo perdió Enzo Díaz que tomó de cabeza un buen centro de Compagnucci (cuando no desde la derecha) tratando de colocarla en el palo del cuál venía la pelota. Se fue apenas desviado cuando Fernández estaba fuera de carrera. La última fue de Astina con un remate de media distancia que estalló en el pecho del arquero Zenobio. Se fueron al descanso sin goles, pero las más claras habían sido para los de Victoria.

El momento de los capitanes con el árbitro. (Foto: Copa Argentina)

Protti había terminado el primer tiempo con un golpe en el tobillo cuando quiso buscar una pelota en el área y le quedó trabada la pierna. En el inicio del complemento, Juan Ignacio Cavallaro ocupó su lugar en el campo. La pelota la tenía más el conjunto de Mar del Plata y el rival ahora era más directo. Ambos luchaban por llegar al arco con claridad pero no podían hacerlo.

Alvarado con los dos laterales bien subidos empezó a encontrar espacios y profundidad, pero le faltaba en el tramo final del campo. Giacomini fue a cancha porque se lesionó Cadenazzi. Aprovechó la ventana de cambios Coyette para mandar al campo a Iván Molinas en reemplazo de Astina para ganar en juego. Esos 20 minutos iniciales fueron favorables para los marplatenses que merodeaban el gol.

Sin embargo, de contragolpe, Diego Becker encontró a Enzo Díaz ingresando al área por izquierda para cruzarsela a Pedro Fernández que esta vez no la pudo sacar. En el mejor momento de Alvarado, encontraba la ventaja el rival. De todas maneras, el representante de nuestra ciudad no cesó en su voluntad. Lo tuvo Giacomini pero falló cuando le puso el pie a la pelota.

El apuro era para los de Coyette y Tigre así lo entendía manejando la pelota con tranquilidad cuando podía tenerla. Trató de dormir el partido, pero Alvarado lo despertó. El premio a la insistencia llegó a los 41 minutos cuando dos de los ingresados combinaron. Fue un centro de Emiliano Bogado por derecha y anticipó Mauro Valiente tirándose hacia adelante mientras con el cuello le cambiaba el palo al arquero. Empate 1 a 1 y lo penales serían los que definirían la tarde.

Tigre metió sus cinco disparos y el primero que pateó para los marplatenses, Leandro Navarro, se encontró con las manos de Zenobio. El 5-3 final generó que pase el conjunto de Victoria a 16avos de final para enfrentar a Independiente o Villa Mitre de Bahía Blanca mientras que los de nuestra ciudad se quedan sin alcanzar esa fase, algo que todavía no pudo hacer.